Podemos pide paralizar la subasta del servicio de lengua de signos de Canal Sur

Critican que «el único criterio para contratar a la empresa es meramente económico, sin tener en cuenta el nivel de calidad»

Actualizado:

El parlamentario de Podemos Andalucía Jesús Romero ha pedido este martes la paralización de la subasta por la que se contratará el servicio de interpretación de lengua de signos española, «y que se ponga encima de la mesa cuando la normativa autonómica se adapte a la directiva europea 2014/24 sobre contrataciones públicas que, en rigor a ella, se tiene que contar con las entidades que representan al sector de la comunidad sorda».

Según informa en una nota el partido, Romero ha resaltado que, según el pliego de condiciones, «el único criterio para contratar a la empresa es meramente económico, sin tener en cuenta el nivel de calidad, y esto no se puede producir en un servicio de este tipo».

Ha recordado que en 2013, con Pablo Carrasco como director de la RTVA, el ente andaluz sacó a subasta dicho servicio, «y dos semanas después tuvo que subrogar el servicio con los traductores que lo venían haciendo, debido a las quejas por el mal servicio que ofrecía la empresa que se llevó la adjudicación». «Con lo único que pueden rebajar las empresas el precio es con nuestros sueldos, porque lo único que se utiliza son nuestras manos», ha asegurado Charo Bravo, intérprete de lengua de signos que lleva trabajando en la televisión pública andaluza desde 1993.

«Este tipo de contratos no se pueden sacar a subasta, al mejor postor, porque las empresas, para obtener beneficios, solo puede jugar con el sueldo y las condiciones laborales de los trabajadores, que se verán mermadas», ha afirmado el diputado por Huelva de Podemos, que considera que estos puestos de trabajo «son estructurales».

Romero también ha incidido en que «Canal Sur fue pionera y ejemplo en la accesibilidad de su programación, y esto debe verse reflejado en las condiciones laborales y salarios de estos trabajadores, cuyos sueldos son ya de por sí cortos, si se compara con el de otros trabajadores de Canal Sur».

Así las cosas, explica que los problemas que trajo hace dos años la subasta de este servicio la trasladó al Grupo Parlamentario Podemos Joaquín Solís, miembro de consejo de dirección de la Federación Andaluza de Asociación de Personas Sordas (FAAS). «Se contrató a personas sin experiencia y sin titulación, y muchos de los contenidos no se entendían, y eso provocó muchas quejas de la comunidad de personas sordas», según ha apuntado Solís, que aclaró que «con la lengua de signos se entiende mucho mejor que con subtítulos, y Canal Sur es el único canal que lo ofrece con intérpretes».