Miembros del equipo de la Universidad de Granada que desarrolló el Bozepinib
Miembros del equipo de la Universidad de Granada que desarrolló el Bozepinib - abc
ciencia

El difícil trance de un medicamento andaluz en ciernes contra el cáncer

Movilización para reclamar apoyo institucional a un proyecto de la Universidad de Granada que demostró eficacia en animales

Actualizado:

Investigadores de la Universidad de Granada patentaron en 2014 un compuesto (Bozepinib) que demostró ser efectivo contra las células madre cancerígenas en pruebas de laboratorio con animales. Se trata de células responsables del inicio y crecimiento del cáncer, de la recaída tras el tratamiento con quimioterapia o de la formación de metástasis.

Bozepinib es el resultado de una investigación íntegramente andaluza que durante una década ha desarrollado más de 800 compuestos sintéticos para dar pasos hacia el desarrollo de un fármaco efectivo y seguro.

Tras su descubrimiento y publicación científica, el equipo de la Universidad de Granada que dirigen los profesores Juan Antonio Marchal y Joaquín Campos ha trabajado en el desarrollo de nuevas moléculas generadas a partir del compuesto para mejorarlo, reducir sus efectos secundarios, experimentarlo en otro tipo de tumores y, sobre todo, dotarlo de una capacidad de síntesis que permita su producción a gran escala, un requisito fundamental para proyectar un futuro ensayo clínico en humanos y atraer la atención de la industria farmacéutica.

En ese punto se encuentra ahora la investigación del equipo granadino que espera en unas semanas patentar hasta cuatro compuestos desarrollados a partir de Bozepinic. El equipo de investigación tiene por delante ahora realizar estudios de distribución, acumulación y cálculos de dosis máxima y tendrá que ampliar el espectro para otro tipo de tumores y realizar estudios avanzados de bioseguridad, entre otros requisitos para alcanzar el ensayo clínico en humanos hasta llevar su proyecto a la comercialización. Un largo camino.

Hasta ahora, el equipo ha trabajado gracias a fondos de investigación del Ministerio de Sanidad. Las aportaciones se han reducido año tras año progresivamente. «Las convocatorias cada vez eran más selectivas y menos accesibles», explica el profesor Marchal. Los últimos fondos del Ministerio llegaron en 2013. Con una incipiente colaboración de una empresa de biotecnología de Córdoba y una ayuda a la investigación de la Junta de Andalucía de poco más de 34.000 euros han llegado hasta ahora. Con tan escaso presupuesto no han podido impedir que algunos de sus miembros hayan tenido que emigrar. Y el futuro sostén económico del equipo sigue en el aire en un momento crítico.

El profesor Marchal advierte, no obstante, que no les gusta «vender humo a pacientes desesperados». El proyecto no está todavía en la fase final. «Ni siquiera sabemos si se debe administrar por vía oral o parenteral y es evidente que de nuestro trabajo están pendientes personas con un avanzado estado de la enfermedad que quieren agarrarse a cualquier clavo ardiendo».

Pero con las cautelas necesarias en lo que se refiere a investigación médica básica contra el cáncer, Bozepinib también ha sido una esperanza para los enfermos, y para una sociedad que tras conocer su historia se está movilizando. «Estamos abrumados y gratamente sorprendidos», refiere el profesor Juan Antonio Marchal.

Entre los ofrecimientos más entrañables, el de un psiquiatra malagueño, antiguo alumno de Medicina en Granada, que organizó un concierto de la tuna para recaudar fondos. Y está en proyecto organizar otro de rock y similares.

La falta de ayudas públicas al proyecto ha propiciado también la apertura de una petición en la red a través de la plataforma change.org. Una propuesta impulsada por el que fuera alcalde de Carmona, el médico Sebastián Martín Recio que ya ha recogido más de 95.000 firmas para reclamar ayuda institucional a la presidenta de la Junta de Andalucía y al presidente del Gobierno. Este impulso ha animado también a abrir en el futuro vías de financiación mediante micromecenazgo para apoyar económicamente el proyecto científico andaluz.