Poblado chabolista en la carretera de Níjar hacia San José.
Poblado chabolista en la carretera de Níjar hacia San José. - ABC
Inmigración

Denuncian el incremento de poblados chabolistas en torno a la agricultura de Almería

La asociación de productores critica la «desastrosa política de inmigración» y la incapacidad de resolver esta situación

R. P.
AlmeríaActualizado:

En los últimos meses, en diversas zonas de la provincia ligadas a la actividad agrícola se están incrementando los poblados de chabolas. Estos asentamientos se construyen de forma ilegal, con materiales muy precarios. «En su mayoría son personas que provienen de la inmigración ilegal. Una situación incomprensible e inaceptable en nuestro país», ha denunciado la asociación de organizaciones de productores de frutas y hortalizas de Almería, Coexphal.

Las altas temperaturas convierten estas viviendas en lugares infernales, con techos de chapa, madera y plástico que los inmigrantes recogen en los vertederos. Estas chabolas carecen de agua corriente, suministro eléctrico, recogida de basura o cualquier otro servicio básico.

Uno de los asentamientos que está creciendo de forma imparable está ubicado junto a la carretera a San José desde Níjar. Una zona muy turística en estos meses al ser una de las vías para acceder a los diferentes enclaves del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar. Este poblado ya sufrió un incendio en febrero afectando a más de sesenta chabolas requiriendo la actuación de Guardia Civil, Policía Local y bomberos.

Ante esta situación, los productores almerienses se han reunido con las administraciones, pero «parecen incapaces de hacerle frente». Los asentamientos de chabolas de inmigrantes han sido criticados en medios de comunicación de varios países europeos dando lugar a interpretaciones que vinculan la agricultura almeriense «con el voto a la derecha y la explotación laboral».

Coexphal ha acordado llevar a cabo las acciones legales permitidas para resolver esta situación. «Todo esto sería impensable en otros lugares de Europa, o de España como el País Vasco, porque la sociedad civil se habría levantado», explican.