Momento de la detención de los atracadores - ABC

Detenidos en Almería cuatro atracadores de bancos que habían robado más de 200.000 euros

Lo hacían sin uso de armas ni violencia, distrayendo la atención de clientes y empleados de las sucursales bancarias

Los atracadores se trasladaban por todo el país con identidades falsas, disfrazados con pelucas, gorras y gafas

AlmeríaActualizado:

La Guardia Civil, en colaboración con la Policía Local de Huércal-Overa (Almería), ha detenido y puesto a disposición judicial del juzgado en funciones de guardia en dicho municipio a tres hombres y una mujer que supuestamente habían sustraído más de 200.000 euros de entidades bancarias en todo el territorio nacional, a quienes acusa de delito de organización criminal, 20 delitos de hurto, usurpación de identidad.

Según detalla la Benemérita en un comunicado, se les imputa la autoría de varios robos perpetrados desde julio del año pasado en bancos de Murcia, Granada, Guipúzcoa, Vizcaya, Burgos, Pamplona, Alicante, Valencia, La Rioja, Zaragoza, Pontevedra y La Coruña.

Los arrestados utilizaban identidades falsas disfrazándose con pelucas, gorras y gafas, de manera que llevaban a cabo los hurtos sin violencia ni uso de armas, mientras distraían a empleados y clientes de los bancos.

Así pues, observaban previamente la forma de trabajar de todo el personal de la entidad bancaria, repartiéndose las tareas de vigilancia y en horas de máxima afluencia de público. Una vez estudiado el escenario, distraían al personal haciéndose pasar por clientes. Mientras tanto, otro miembro del grupo sustraía el dinero con extrema agilidad y rapidez.

El material que utilizaban para no ser identificados
El material que utilizaban para no ser identificados - ABC

Así se llega hasta agosto de este año, cuando la Policía Local de Huércal-Overa puso en conocimiento de la Guardia Civil la presencia de la banda alrededor de una entidad bancaria, sin llegar a realizar ninguna operación comercial en el interior de la misma.

Agentes de ambos cuerpos interceptaron a estas personas cuando ya se encontraban en plena vigilancia en los alrededores de otra entidad bancaria de la misma localidad. En el momento de la detención portaban pelucas, gorras, gafas, inhibidores de frecuencia y otros efectos que usaban en los robos para no ser identificados. Fue entonces cuando la Guardia Civil verificó que los implicados en los hechos poseían varias identidades, todas ellas ficticias, pero asociadas a otros hechos delictivos similares.

Los investigadores averiguaron el recorrido geográfico realizado por los miembros de esta banda desde mediados de 2018, y a los que se les detectó en sucursales de todo el país. La investigación continúa abierta y la Guardia Civil no descarta que hubieran participado en más atracos.