Ana Julia Quezada
Ana Julia Quezada - ABC
TRIBUNALES

Ana Julia Quezada se vuelve a sentar ante al juez por el asesinato de Gabriel Cruz

A puerta cerrada, con acusación y defensa, conocerá los delitos por los que será juzgada

AlmeríaActualizado:

A las 12:00 horas y a puerta cerrada, Ana Julia Quezada, autora confesa del asesinato de Gabriel Cruz, se sentará nuevamente ante el magistrado Rafael Soriano para conocer los delitos a los que se enfrentará en un juicio con jurado popular. A esta comparecencia asistirán el Ministerio Fiscal y todas las partes personadas, incluida la acusación popular que ejerce la Asociación Clara Campoamor.

La fiscal y los acusadores concretarán la imputación contra Quezada por asesinato, detención ilegal y contra la integridad moral, frente a los letrados de la defensa que esgrimirán sus argumentos atenuantes. Además, las partes podrán solicitar las diligencias de la investigación que estimen convenientes.

Por cuarta vez, Ana Julia, quién mantenía una relación sentimental con el padre de Gabriel, comparecerá ante el juez. Saldrá en furgón policial de la prisión almeriense de El Acebuche, donde permanece interna desde el pasado mes de marzo a la espera de juicio, hasta la Audiencia Provincial de la capital.

La primera vez que declaró fue en marzo tras ser detenida en la Puebla de Vícar con el cadáver de Gabriel en el interior del maletero de su coche. La acusada habría urdido un «macabro plan», donde se aprovechó de la confianza del pequeño de ocho años para asfixiarlo y acabar con su vida.

Gabriel Cruz desapareció el 27 de febrero en la barriada nijareña de Las Hortichuelas, cuando iba de casa de su abuela paterna a la vivienda de unos familiares a apenas 100 metros de distancia. Durante 13 días se desplegó un dispositivo sin precedentes en España con la participación de cuerpos de seguridad, emergencias y miles de voluntarios.

Los padres de Gabriel, Ángel Cruz y Patricia Ramírez, consiguieron que el «pescaíto», como lo llamaban cariñosamente, llegará a todos los rincones de España a través de la difusión de dibujos que recordaban al pez de la conocida película de animación Nemo. Este fue el nombre que utilizó la Guardia Civil para denominar esta investigación que terminó con la detención de Quezada.