Juicio contra Ana Julia Quezada - EP

Ana Julia Quezada: «Cogí de los brazos a Gabriel y lo arrastré hasta meterlo en el hoyo»

La ex novia de Ángel afirma que no fue capaz de decírselo a nadie y ha pedido perdón a la familia

El juicio de Ana Julia en directo: «Por favor, perdonadme»

Ana Julia Quezada, culpable según el veredicto del jurado popular del Caso Gabriel

Ana Julia Quezada, veredicto en directo

Raquel Pérez
AlmeríaActualizado:

Durante el interrogatorio a Ana Julia Quezada, la acusada por el crimen de Gabriel Cruz, la fiscal, Elena María Fernández ha mostrado al jurado diferentes pruebas como el hacha, la pala o la toalla en la que envolvió al niño, así como diversas grabaciones. «Lo cogí de los brazos y lo arrastré hasta meterlo en el agujero. Creo que le di un golpe o dos, sin llegar a mirarlo y lo tapé con tierra», ha declarado.

Ana Julia siguió fumando, recogió la ropa del niño y la metió en una mochila que después dejó en casa de la abuela. «No pude llamar a nadie, no pude decírselo a nadie», ha afirmado llorando y casi gritando. Así ha relatado los hechos que sucedieron en la tarde del 27 de febrero de 2018 en la finca de Rodalquilar.

Esa misma tarde, la llamó Ángel para decirle que regresara a Las Hortichuelas ya que no encontraban al niño. Quezada se tomaba «cuatro o cinco pastillas de diazepam» al día para poder calmar su conciencia. «Iba drogada, no sabía dónde dejaba las cosas por eso perdí los teléfonos», ha contestado a la fiscal.

Respecto a la colocación de la camiseta en una de las zonas rastreadas, ha confirmado que «fui yo, quería me lo encontraran y que me cogieran, porque no era capaz de decirlo con mis propias palabras». Días después tiró el resto de la ropa de Gabriel que guardaba en la misma habitación que dormía con Ángel en un contenedor.

Quezada visitó la finca de Rodalquilar acompañada por familiares en varias ocasiones, pero el 11 de marzo decidió ir a desenterrar el cadáver. «Quité la madera y la tierra, lo intenté tocar pero no podía. Cogí una toalla y se la eché por encima antes de introducirlo en el maletero», ha afirmado.

«Por favor perdonarme, la familia y Dios. Todo fue un accidente», ha dicho entre lágrimas cuando la fiscal le ha mostrado las imágenes sobre el cadáver que realizó la Guardia Civil. Ana Julia ha declarado por primera vez que una vez en Vícar iba a dejar el cadáver en el garaje y a escribir unas cartas a Ángel y su hija para pedirles perdón, dejar a su perra con comida en la cocina y tomarse una caja de pastillas.

La fiscal le ha preguntado en varias ocasiones si golpeó a Gabriel contra la pared. Pero Quezada ha insistido en que no se acuerda. Tras el interrogatorio de la Fiscalía, ha llegado el turno del abogado de los padres de Gabriel, Francisco Torres a quién no ha querido contestar.

«¿Cómo explica que solo asfixiarlo el niño presentará una hemorragia cerebral masiva? ¿Habría intentado en envenenarlos con hierbas tóxicas? ¿El hecho de que no cabe la mano de Gabriel en el hoyo, y le da golpes, el inicio de comenzar a descuartizarlo?», ha preguntado Torres sin obtener respuesta de Quezada.