Ana Julia Quezada durante la primera sesión del juicio por la muerte de Gabriel Cruz
Ana Julia Quezada durante la primera sesión del juicio por la muerte de Gabriel Cruz - EFE
JUICIO ANA JULIA QUEZADA

Ana Julia Quezada estuvo más de tres horas en la finca de Roldalquilar la tarde del crimen de Gabriel

Los agentes identificaron el hoyo donde estuvo enterrado el pequeño de apenas diez centímetros de profundidad

Ana Julia Quezada, culpable según el veredicto del jurado popular del Caso Gabriel

Ana Julia Quezada, veredicto en directo

R. P.
AlmeríaActualizado:

Los guardias civiles que analizaron los datos del teléfono móvil de Ana Julia Quezada han indicado que estuvo unas tres horas en la finca de Rodalquilar la tarde del crimen. A las cuatro menos cuarto salió de Las Hortichuelas y poco antes de las siete de la tarde recibió la llamada de Ángel para advertirle de la desaparición de Gabriel.

Prácticamente, la Guardia Civil que ha testificado han explicado todos los datos en relación a cómo llevaron la investigación, detención y declaración de la acusada. «Se ha hecho hincapié en su clara intención en poner en el punto de mira a su ex pareja. Se sigue cerrando el círculo en relación a la acusada» con la presentación de pruebas periciales como el «hallazgo de ADN encontrado en determinadas prendas», como ha relatado el abogado de los padres de Gabriel, Francisco Torres.

En el hacha encontrada en la finca se identificaron restos compatibles con el perfil biológico del niño. Los agentes también investigaron la tumba donde estaba Gabriel, un hoyo de diez centímetros de profundidad, sesenta de largo y cuarenta de ancho. Además, en la puerta de aluminio que conectaba la casa con el patio había una mancha de sangra que se corresponde con el ADN del menor.

Más de 200.000 euros costó el operativo

Hoy ha finalizado la primera semana del juicio da por la muerte de Gabriel Cruz con la declaración de los peritos de la Guardia Civil y el Coronel jefe de la Comandancia en Almería en 2018, Arturo Prieto. Los doce días de búsqueda del menor costaron «cómo mínimo unos 200.203 euros», ha manifestado Prieto.

Además de los gastos laborales invertidos hay que añadir el coste de alojamiento, manutención, las indemnizaciones por servicios y el consumo de combustible tanto de vehículos, como embarcaciones y helicópteros. También hay que sumar las cifras relativas a cuadras y perreras necesarias para los perros que se usaron en la investigación y los caballos.