Imagen parcial del hospital de La Línea de la Concepción
Imagen parcial del hospital de La Línea de la Concepción - ABC
SUCESOS

Agrede a un médico en el hospital de La Línea porque quería ser ingresada tras ingerir bebidas energéticas

La joven quería que la sometiesen a pruebas de diagnóstico como una resonancia o un TAC y la emprendió a golpes con el facultativo

La LíneaActualizado:

Una joven ha sido detenida por la Policía Nacional tras agredir a un médico en el hospital del SAS de La Línea de la Concepción (Cádiz).

Según la víctima, la paciente quería que la dejaran ingresada para ser sometida a más pruebas porque sostenía que lo necesitaba debido a la ingestión de bebidas energéticas.

Ocurrió en la tarde de este lunes. Según la víctima, la joven acudió a Urgencias porque aseguraba que no se encontraba bien, que había ingerido bebidas energéticas y que quería quedar ingresada en el hospital. «Fue a Urgencias porque contó que hacía 14 horas que se había tomado unas bebidas energéticas y que quería que se la ingresara porque se sentía muy mal. Quería que se le hiciese una resonancia, un TAC…lo que fuera, pero un ingreso urgente porque estaba muy mal», cuenta J.M.P., el médico que la atendió y que fue agredido.

Este doctor ha asegurado a ABC que le explicó a la paciente que había que realizarle analítica y exploraciones, y que una vez estuviesen los resultados, se procedería al ingreso si era necesario. «Fue entonces cuando la chica me agredió de forma muy violenta, se acordó de mi familia y me dijo que si hubiese sido mi padre lo habría ingresado. Me propinó una patada en la región testicular derecha y en el muslo derecho. Cuando me postré por el dolor ella aprovechó para darme un golpe en la cara y en el oído», explica.

Ante el ruido que se formó acudió el equipo de seguridad del hospital, cuyos miembros sacaron a la paciente de la consulta y llamaron a la Policía Nacional.

La víctima aseguró que la Policía acudió de inmediato y aplicó el nuevo protocolo para los casos de agresión a la autoridad, por lo que fue detenida y trasladada a la comisaría.

El médico, que ha ratificado este martes su denuncia, continuó con su guardia en el hospital pero «me sentí muy mal. Voy a denunciar porque hay que dejar claro que somos autoridad cuando estamos ante un paciente. Lo que intentamos es ayudar a todo el mundo y no nos merecemos ser agredidos ni sentir la impotencia y lo mal que me siento por hacer mi trabajo», añade.