Desde los primeros temas de «Mar de colores» ya había público interactuando con el joven artista - E.Carmona
Tío Pepe Festival

Álvaro Soler se mete al público en el bolsillo en su primera actuación en el Sur de España

Familias y muchos jóvenes bailaron con temas como «La cintura», «El mismo sol» o «Sofía»

JerezActualizado:

No se sabe quién disfrutaba más, si los padres o los hijos. Todos seguían a una a Álvaro Soler, que no paró un segundo encima del escenario. Con mensajes optimistas y mucha energía se desvivía el joven artista con todos los temas de su último trabajo discográfico «Mar de Colores» que presentaba en las bodegas González Byass, dentro del Tío Pepe Festival de Jerez. Con un espectáculo que ya venía esperando puesto que es la primera vez que actuaba en el Sur de España, al que se refirió con palabras de alabanza, por sus buenas energías, su sentido del humor y su frescura. Palabras que recibieron constantemente el aplauso del público.

Mucha gente joven en la parte de pista y en las primeras filas que venían con ganas de pasarlo bien y de corear todos los temas del artista que colocara en los números uno de las listas radiofónicas temas como «Sofía» o «La Cintura».

Habló de sus sentimientos, de su vida profesional y de cómo se encuentra ante tal cúmulo de conciertos y tantas horas de aeropuerto. Estudió en el colegio alemán en Barcelona y eso, junto con que su padre era de origen alemán, le llevó, en la época de la crisis hasta Berlín donde durante dos años estuvo estudiando música y trabajando. Quería probar un experimento que le ha salido bastante bien gracias a los idiomas -alentó a los jóvenes del público a que los estudien porque pueden garantizar conseguir los sueños.

Arrancó con temas de su último trabajo discográfico «Mar de colores» y ya subió la energía de los asistentes al máximo con «El mismo sol».

Se disculpó en varias ocasiones «por no haber venido más abajo, cuando el Sur ha empujado a toda España a seguir su música».

Tras varios minutos de ritmos y baile, llegó el turno de «Niño perdido» con el piano en modo de agradecimiento. Con gran sentido del humor contó a sus seguidores cuánto echa de menos el jamón, un pincho de tortilla o las albóndigas cuando está de gira. De ahí enganchó con el tema «Cuando volverás», que dedicaba a toda su familia.

También fue un momento idílico la interpretación de «Esperándote», donde invitó a su público a que encendieran las luces de los móviles para crear el ambiente perfecto.

Volvieron los ritmos y los bailes con «Loca», que recibió un fuerte aplauso del público, seguido por «La cintura», tema del que explicó su por qué y que confía en que sirva para terminar con las inseguridades de aquellos jóvenes que se dejan llevar por las opiniones de los demás.

Con una muy buena sintonía con la banda, Álvaro Soler se bajaba del escenario en dos ocasiones, y desataba la máquina con «Sofía», tema que fue reclamado por su público y que dejó con muy buen sabor de boca a un auditorio que en ningún momento miró el reloj.