Isco Tejón, en el centro, en el videoclip de Clase-A - ABC
NARCOTRÁFICO

Estrecho de Gibraltar: A los narcos les pierden las redes sociales

El todopoderoso Isco Tejón se entregó al no poder soportar la presión policial tras su aparición en un videoclip musical. Ahora ha caído «El Chatito», otro narco que alardeaba en las redes sociales de su actividad ilícita

AlgecirasActualizado:

Disfrutan con lo que hacen y, sobre todo, alardeando de su alto nivel de vida. Es otro plus para sentirse poderosos e intocables. Las redes sociales se han convertido en el mejor expositor para los narcos, donde presumen de su poder y de su actividad ilícita.

Sin embargo, esta sobreexposición se ha convertido también en su perdición. Pretenden convertirse en referentes para otros, demostrar su posición en la jerarquía de las organizaciones y hacer ver que están por encima de la ley, pero al mismo tiempo se sitúan en el punto de mira de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. Es una provocación que, por ahora, les está saliendo mal.

El ejemplo más reciente es el de Hicham, alias «El Chatito», que, como ABC adelantó este sábado, ha sido detenido en Ceuta por la Guardia Civil. Este narco, aparentemente con pocas luces, presumía en las redes de pilotar una narcolancha, de conducir un Mercedes de 140.000 euros en Puerto Banús, de llevar un reloj de 3.000 euros y de manejar como un malabarista fajos de billetes de 100 y 50 euros.

La jugada le ha salido mal pese a su intento de exonerarse diciendo que todo habían sido bromas, que el dinero no era suyo sino de un amigo para comprar una casa y que la narcolancha la encontró. Nada más lejos de la realidad. La Guardia Civil le seguía la pista desde hacía tiempo y ha caído esta semana en Ceuta. Los agentes del Instituto Armado no han cejado en el empeño y han conseguido darle caza.

Otro caso llamativo fue el del Clan de los Futbolistas desarticulado por la Guardia Civil tras meses de ardua investigación. Tras ser puestos en libertad por un juzgado apareció en las redes un video en el que supuestamente aparecían en una fiesta celebrándolo, aunque los implicados lo negaron.

El caso más famoso de este afán de protagonismo ha sido sin duda el del todopoderoso narcotraficante Francisco Tejón, Isco, que se entregó a la Policía tras aparecer en un videoclip de reguetón en un chalé con piscina, rodeado de chicas, Möet Chandon y desenfreno.

Lideraba junto a su hermano Antonio desde La Línea de la Concepción (Cádiz) una de las organizaciones más importantes del narcotráfico en el Estrecho de Gibraltar, la de «Los Castaña».

Era el narco más buscado por las Fuerzas de Seguridad. Llevaba dos años huido de la justicia, escondido, pero no pudo resistirse a aparecer en un videoclip musical donde se rendía tributo a la vida de desenfreno y lujo de los narcotraficantes. Era el tema «Candela» de Clase-A, un intérprete que tras el escándalo retiró el video de Youtube.

Aquello fue tomado como una provocación para los agentes que llevaban dos años tras él y finalmente, Isco Tejón no pudo soportar la presión policial a la que se vio sometido su entorno y se entregó a la Policía el pasado mes de octubre.

A «Los Castaña» se les atribuye una fortuna de más de 30 millones de euros amasada con el narcotráfico pero ni su potente infraestructura, medidas de seguridad ni dinero han impedido que ambos hermanos estén ya en prisión.