Redes y reclamos intervenidos
Redes y reclamos intervenidos - Agencia Andaluza de Medio Ambiente y Agua

Interceptan a varios cazadores furtivos de zorzales y otros pájaros en Cádiz

Medio Ambiente interviene redes y reclamos de canto prohibidos

CÁDIZActualizado:

La Delegación territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio en Cádiz ha detectado en las últimas semanas la proliferación de prácticas ilegales de caza de zorzales -como había denunciado públicamente Ecologistas en Acción- una especie invernante en estas latitudes cuyos ejemplares empiezan a llegar a la provincia durante estas fechas de otoño. Ante esta denuncia y de otros ciudadanos, los agentes de Medio Ambiente han empezado a organizar diferentes servicios de inspección, algunos en horario nocturno, durante los que han podido interceptar a varios cazadores furtivos; según ha señalado hoy la Junta.

Hace un par de semanas, los agentes de Medio Ambiente intervenían y denunciaban a cinco personas que estaban desarrollando esta actividad ilícita en el término municipal de Conil. Decomisaron todos los medios que estaban siendo empleados. En otra actuación emprendida en El Puerto de Santa María, los agentes pudieron liberar 16 zorzales y un mirlo común que se encontraban vivos cuando llegaron.

En total, en las últimas semanas los agentes de Medio Ambiente han intervenido en diferentes localidades de la provincia 17 redes japonesas (que son colocadas verticalmente en zonas de paso y dormideros de zorzal, y que resultan prácticamente invisibles por la textura y el grosor del material), junto a ocho reclamos electrónicos que «imitan el canto de estas aves» y que se emplean para atraerlas. En una de las intervenciones se comprobó que los denunciados disponían de una raqueta de pádel y una pala de madera con las que daban muerte a las aves golpeándolas cuando todavía se encontraban atrapadas en la red.

Artes prohibidas

Hasta cuatro tipos de zorzales (real, alirrojo, charlo y común) son especies cinegéticas en Andalucía, es decir, está permitida su caza siempre que ésta se desarrolle cumpliendo con la normativa que regula esta actividad.

Sin embargo, métodos de captura como «perchas, costillas, lazos, liga, pegamento», reproductores artificiales de canto que actúan como reclamo o cualquier tipo de red están prohibidos por la legislación vigente, dado que son medios no selectivos en los que pueden caer otras especies protegidas, y en algunos casos masivos, pues incrementan la posibilidad de capturar una gran cantidad de ejemplares en una única jornada. A ello se añade la prohibición de comercializar estas especies de zorzales en bares, restaurantes y cualquier otro tipo de establecimientos, precisamente para que la captura de ejemplares sea solo en una «cantidad razonable para el autoconsumo y mediante escopeta».

Estas acciones denunciadas de caza ilegal pueden acarrear un buen número de infracciones administrativas, «calificadas la mayoría de ellas como graves» tales como utilizar medios prohibidos, cazar sin licencia, en terreno cinegético sin autorización del titular, fuera del período comprendido entre una hora antes de la salida del sol y una hora después de su puesta... En algunos casos, la sanción económica que se puede imponer a los furtivos puede «llegar a ser muy elevada».