Una turista inmortaliza con su cámara el salto de un mono desde un autobús en el Peñón de Gibraltar.
Una turista inmortaliza con su cámara el salto de un mono desde un autobús en el Peñón de Gibraltar. - InfoGibraltar
GIBRALTAR

Nueva amenaza para unos monos de leyenda

El Gobierno de Gibraltar estudia nuevas medidas de protección de los macacos de Berbería tras la muerte de tres crías por atropello

Gibraltar Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La muerte de tres crías de mono en Gibraltar en los últimos días al ser atropellados de manera accidental por conductores ha encendido todas las alarmas en el Peñón y el Gobierno gibraltareño estudia medidas para impedir que se repita. Entre los fallecidos está uno de los dos gemelos que nacieron este año, algo extremadamente inusual.

Y es que los monos de Gibraltar o macacos de Berbería (Macacus Sylvanus) son una seña de identidad de Gibraltar y un reclamo turístico sin competencia en Europa al ser los únicos en estado salvaje que se pueden encontrar en el continente europeo.

Consciente de ello, el Gobierno de Gibraltar estudia instalar topes de velocidad en la zona alta del Peñón (Upper Rock) para que los conductores extremen la precaución y no causen daños a los monos como ha ocurrido con estas tres crías.

Aunque en 2013 introdujo señales de tráfico para alertar a los conductores de la presencia de fauna salvaje, lo ocurrido ahora ha motivado la solicitud de un estudio por parte de la Comisión de Tráfico para colocar dichos badenes, aunque desde el Gobienro se reconoce que éstos, por sí mismos, no resolverán el problema sin que los conductores tengan cuidado.

«Las muertes en la carretera han sido durante mucho tiempo un problema en la parte alta del Peñón y volvemos a pedir cautela a los conductores. Todas las muertes en carretera se lamentan como una pérdida innecesaria de nuestra valiosa vida silvestre. La pérdida de uno de los gemelos ha sido un golpe particularmente fuerte para aquellos que trabajan duro para proteger nuestra vida silvestre», ha asegurado un portavoz del Departamento de Medio Ambiente del Gobierno gibraltareño.

La leyenda de los monos de Gibraltar

Y es que Gibraltar no se concibe sin estos monos. Aunque hay muchas teorías, se cree que han estado presentes en el Peñón desde la ocupación árabe de la Península Ibérica a partir del año 711.

Dice la leyenda que siempre que queden monos en el Peñón, Gibraltar seguirá siendo británica, lo que los ha convertido en todo un símbolo de la última colonia de la Unión Europea.

De hecho, el primer ministro británico Winston Churchill, conocedor de tal leyenda, encargó a un comando especial de soldados de élite en 1914, en plena ofensiva aliada contra Alemania, una misión secreta consistente en repoblar la colonia de monos de Gibraltar con animales procedentes de África debido a que ya quedaban menos de diez ejemplares en el Peñón.

Censo

Mucho ha llovido desde entonces. En la actualidad, y según los datos del Gobierno de Gibraltar, hay alrededor de 160 monos en dos áreas fundamentalmente. Una es la Guarida de los Simios, donde hay unos 20 y pueden ser observados muy de cerca, y la otra, donde reside el grupo más grande, la zona del Gran Asedio.

El Gobierno de Gibraltar se esmera en el cuidado y la permanencia de esta especie, que acapara miles de fotos de turistas cada semana y que ha protagonizado sonados y curiosos espisodios. Y es que no hay que olvidar que son salvajes aunque estén habituados ya a las miradas de los turistas, algunos de los cuales pecan de intrépidos y se llevan más de un susto. Pese a ello, se pueden ver muy de cerca y observar su comportamiento, aunque cuidado, no se les puede alimentar.

Multas por alimentarlos

Alimentar a estos macacos es ilegal en Gibraltar y puede suponer una multa de unos 500 euros. Por ello, se hace hincapié en que no se les proporcione comida, ya que ello puede suponer una alteración de su dieta y provocarles enfermedades como la diabetes.

Estos monos, a menudo, complementan su dieta con unas pocas plantas silvestres y a veces se les puede ver buscando comida a primera hora de la mañana. Bajan incluso del Peñón a las zonas habitadas de Gibraltar y es frecuente encontralos buscando comida.

También son frecuentes las escenas de monos robando comida a los turistas. Además, les chiflan los artículos brillantes, por lo que hay que tener cuidado con relojes, pulseras y otras joyas ya que son únicos en quitárselas a los visitantes.

Están acostumbrados a la gente, así que los turistas se puede acercar a ellos. Eso sí, el Gobierno recomienda que no se toquen, ya que los macacos morderán si están asustados o molestos. Y ya ha ocurrido en numerosas ocasiones por la imprudencia de los turistas.

Robos y ataques

Algunos se han visto sorprendidos además por los macacos en la habitación de su hotel, a los que bajan y acceden por las ventanas. Uno de los episodios más sonados fue el mordisco que un mono propinó al actor Jason Biggs, protagonista de la película «American Pie», en la habitación del hotel donde se alojaba.

Cada ejemplar tiene un nombre oficial

El departamento de Gibraltar que se encarga de la protección de estos ejemplares registra cada nacimiento y cada muerte, y a cada simio le otorga un nombre oficial.

En 1915, el Gobierno proporcionó dinero para que el Ejército alimentara a los monos y redujera el vagabundeo y el merodeo que producían. Desde entonces, la responsabilidad de los monos ha recaído en el Gobierno de Gibraltar.

El grupo ecologista GONHS y la Clínica Veterinaria de Gibraltar son los responsables, en virtud de los acuerdos suscritos con el Gobierno, de velar por el bienestar de los macacos y supervisar los niveles de población.