Chamizo da lectura al manifiesto ante la atenta mirada de los manifestantes.
Chamizo da lectura al manifiesto ante la atenta mirada de los manifestantes. - SERGIO RODRÍGUEZ
NARCOTRÁFICO

Dos mil personas plantan cara a los narcos en el Campo de Gibraltar

Ciudadanos, políticos y miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad de toda la comarca secundan la concentración convocada contra los últimos acontecimientos violentos en Algeciras

ALGECIRASActualizado:

Unas dos mil personas clamaron este jueves contra el narcotráfico en el Campo de Gibraltar en una protesta convocada por la plataforma «Por tu seguridad, por la de todos». La plaza Alta de Algeciras, centro neurálgico de esta ciudad gaditana, congregó a ciudadanos de toda la comarca hastiados del narcotráfico y de la lacra que supone la droga para la zona.

La agresión a nueve guardias civiles, pero, sobre todo, la muerte del Manuel, un niño algecireño de 9 años al ser embestido por una lancha relacionada con el narcotráfico, ha sido la gota que ha colmado el vaso de la paciencia de los habitantes de esta zona, castigada históricamente por el desempleo, la falta de inversiones e infraestructuras, y ahora también, por la inseguridad generada por los narcos.

Alcaldes de los siete municipios del Campo de Gibraltar, representantes políticos, responsables de las coordinadoras contra la droga y sindicatos policiales portaban una pancarta en la que se leía «Por tu seguridad, por la de todos».

Un minuto de silencio por el pequeño Manuel

La concentración comenzó con un minuto de silencio en memoria del pequeño Manuel. A continuación, José Chamizo, quien durante años fuera Defensor del Pueblo Andaluz, leyó un contundente manifiesto titulado «Volver a empezar», en el que recordó cómo el Campo de Gibraltar venció a la droga a finales de la década de los ochenta, cuando la heroína se llevó la vida de centenares de jóvenes en esta comarca gaditana.

Chamizo recordó que, tras vencer el problema, gracias a la unidad y a la voluntad, los campogibraltareños pensaban que todo había terminado: «Cundió la sensación de que el problema de la droga estaba resuelto. En la segunda mitad de los noventa nació un nuevo perfil de narco mucho más peligroso y la cocaína lo abarcó todo. La lucha contra la droga dejó de ser una prioridad, salvo para las coordinadoras, y llegaron los recortes en prevención y tratamiento y en los Cuerpos y Fuerzas y Seguridad del Estado. Y lentamente hemos permitido que la realidad sea la que es».

Chamizo apeló a la unidad política y social: «Estamos aquí para decir basta ya, que pare esta violencia social, que la muerte de un niño nos ha llenado de espanto, pero al mismo tiempo nos da fuerzas. Que las administraciones pongan los medios para erradicar estos males porque si no son detenidos ahora, toda la sociedad española lo pagará».

Todos los asistentes terminaron con un grito unánime: «Drogas no, trabajo sí».