Agentes de la Guardia Civil durante una de las operaciones realizadas en el Campo de Gibraltar
Agentes de la Guardia Civil durante una de las operaciones realizadas en el Campo de Gibraltar - La Voz
SEGURIDAD

Los sindicatos policiales claman por 1.000 agentes más para los desafíos de la provincia durante el verano

Narcotráfico, inmigración, contrabando, OPE y turismo hacen de Cádiz un lugar único con un número de efectivos insuficientes durante la temporada más complicada del año

AlgecirasActualizado:

Cádiz es única y lo es por muchas razones, tanto en lo bueno como en lo malo, lo que hace que tenga unas necesidades especiales. Los sindicatos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado llevan años reclamando más medios para combatir los importantes desafíos que tiene la provincia, que no son pocos.

Narcotráfico, inmigración, contrabando de tabaco, Operación Paso del Estrecho (OPE) y el importante aumento de población debido al turismo hacen que el número de efectivos de Guardia Civil, Policía Nacional y Vigilancia Aduanera sean insuficientes. Los sindicatos policiales cifran en nada más y nada menos que 1.000 los efectivos necesarios para afrontar estas realidades.

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) acaba de denunciar un repunte del narcotráfico en la provincia con la llegada del verano y califica de alarmante la carencia de efectivos. Cifra en más de 500 los agentes necesarios.

José Encinas, secretario provincial de AUGC, pone el acento además en la seguridad ciudadana y en la cobertura que la Guardia Civil debe hacer para eventos de carácter lúdico o deportivo. «En muchas ocasiones no se plantean el sobresfuerzo para los agentes durante los meses de julio y agosto dejando desatendidas tareas propias de la seguridad ciudadana en las poblaciones», señala.

Prueba de que la situación está aún lejos de quedar normalizada en la provincia en materia de una de sus lacras, el narcotráfico, es una nueva embestida contra la Guardia Civil en Los Barrios el pasado día 29. Tres agentes resultaron heridos en una persecución a unos supuestos narcotraficantes.

La AUGC denuncia además el «alarmante aumento» de plantaciones «indoor» de marihuana en la provincia, algo que atribuye a la presión policial que se está ejerciendo en el tráfico de hachís desde Marruecos y a la necesidad de las organizaciones de obtener otra vía de ingresos. Las intervenciones en este sentido son cada vez más frecuentes.

También destaca que el trabajo en el Campo de Gibraltar está desplazando el narcotráfico a otros lugares del litoral gaditano y a otras provincias: «Están aumentado las intervenciones de hachís en la desembocadura del Guadalquivir y en las localidades de La Janda, donde el riesgo para los agentes es importante, por lo que desde AUGC seguimos reclamando la consideración de especial singularidad para toda la provincia».

En cuanto a la zona interior, alerta de que los acuartelamientos de la sierra están «bajo mínimos pese al incremento de turistas, lo que agrava la situación».

Respecto al drama de la inmigración, teme que se pueda repetir lo ocurrido el pasado verano, cuando todos los servicios quedaron colapsados.

Para este verano, la AUGC explica que han llegado 80 agentes en prácticas a la provincia, una cifra que considera ridícula dadas las necesidades de las Comandancias de Cádiz y el Campo de Gibraltar. Además, destaca que dichos agentes están en periodo de formación, por lo que tienen que ser supervisados por sus compañeros.

Agentes de la Policía Nacional, en un registro en Algeciras

«Tenemos unos catálogos de puestos de trabajo de hace más de 20 años», señala el responsable provincial de AUGC, que sostiene que “«os parches» aplicados desde el Ministerio del Interior en los últimos meses «no han funcionado» y vuelve a reclamar un plan integral para toda la provincia, «con refuerzo real y permanente de medios humanos y materiales, formación específica, juzgados especializados, coordinación entre cuerpos de seguridad y otras acciones encaminadas a controlar este peligroso tipo de delincuencia».

Policía Nacional

El Sindicato Unificado de Policía (SUP) asegura que el panorama es «desolador»: «Inmigración, narcotráfico y OPE, seguridad ciudadana… El refuerzo de la operación verano que anuncia el Ministerio del Interior en Cádiz no es tal porque nos faltan 400 policías en toda la provincia para cubrir unos catálogos de puestos de trabajo obsoletos», indica Carmen Velayos, responsable provincial.

En este sentido, explica que los funcionarios que han llegado son los de los concursos generales de méritos habituales de todos los años, «además, con una particularidad, en el Campo de Gibraltar han salido plazas para funcionarios recién jurados, es decir que han estado haciendo prácticas hasta hace dos días. No hay nada más para el verano».

A esto suma el problema de que las comisarías de Algeciras y La Línea no tienen plantillas con arraigo: «La gente no quiere irse para allá y hay que sacar los agentes necesarios de los funcionarios que juran el cargo porque otros no quieren venir. Aun así, con estos funcionarios , siguen quedando plazas por cubrir», añade.

Para la OPE, recuerda que sólo han llegado 14 funcionarios policiales a Algeciras y siete a Tarifa. «La OPE no está bien distribuida ni proporcionada en refuerzo policial dado el tremendo paso de vehículos y pasajeros que registra. Por Algeciras y Tarifa pasa más de 75% de todo el conjunto de la OPE y sin embargo, a ambas plantillas es donde menos funcionarios han venido de refuerzo. Parece que lo iban a solucionar pero avanza julio y no se ha solventado nada. Si no se arregla se tendrá que tirar de las plantillas de origen, que ya son deficitarias», apunta.

Además, destaca que hay que tener en cuenta que un tercio de los funcionarios tiene que disfrutar de sus vacaciones de verano.

En cuanto al narcotráfico, asegura que no es que haya un repunte sino que esta actividad ilícita nunca ha cesado: «El problema sigue ahí. Es cierto que han venido plantillas de fuera pero también que las de origen siguen igual. Hay que tener una visión más global del problema y una vez recuperado el principio de autoridad hay que reforzar las plantillas de origen. No nos podemos gastar muchos millones en unidades que vienen de fuera aquí nos siguen faltando muchos medios y muchos recursos humanos, instalaciones y más unidades».

Velayos añade que Sanlúcar y Jerez «están hasta arriba» y coincide con la AUGC en que no cesan las intervenciones de plantaciones «indoor» de marihuana.

Una consecuencia directa de la presión policial es que la cantidad de operaciones tienen colapsados los juzgados y no terminan de ponerse en marcha los anunciados por el Ministerio de Justicia. «Pasa el tiempo y todo sigue igual. Hay que pasar de las palabras a los hechos. Los casos se dilatan en el tiempo, se rebajan penas y no adelantamos nada», destaca.

En materia de inmigración reconoce que la llegada se ha normalizado pero el SUP sigue reclamando un catálogo específico para el CATE de San Roque. «Ahora están llegando más marroquíes que subsaharianos y se está estudiando ingresar en ese CATE de Crinavis también marroquíes. Los CIEs de Algeciras y Tarifa están en un estado tercermundista. En el de Tarifa, el puente por el que se accede cualquier día se viene abajo«, cuenta.

Por todo ello, asegura «hay mucho por arreglar» en verano pero también durante todo el año. «Cádiz es una provincia de especial singularidad y la tienen que tratar como tal. Mientras eso no se haga seguiremos con las mismas carencias de medios humanos y materiales, y los policías, sacando el trabajo adelante con profesionalidad y riesgo mientras que nuestros políticos siguen con mucho viaje, mucha foto y anuncios pero queda mucho por hacer pese a los mínimos avances conseguidos. El narcotráfico no va a cesar. Por desgracia lo tenemos a 14 kilómetros y eso es un obstáculo insalvable».

En materia de seguridad ciudadana, indica que el problema también se agrava en verano. «Si ya hay una plantilla con déficit de personal, y la tercera parte está de vacaciones y lo que llega es insuficiente, lo que es innegable es que la seguridad ciudadana se resiente en una provincia además que registra una gran afluencia de turistas. Hay hurtos, robos… lo propio de las brigadas de Seguridad Ciudadana es el patrullaje de las ciudades y calles. El déficit de plantilla afecta directamente a este asunto. Hay que tener también esto en cuenta. La plantilla de Rota, por ejemplo, está en cuadro en un municipio que ve incrementada de manera considerable su población en verano», concluye Velayos.

Vigilancia Aduanera

Luis Baltar es el responsable regional y provincial del Sindicato Independiente de la Agencia Tributaria (SIAT) y cifra en 100 los efectivos necesarios en la provincia, la mitad de ellos para Algeciras.

Afirma que la falta de personal se está cubriendo con las comisiones de servicio y llama la atención sobre la avanzada edad de los miembros del Servicio de Vigilancia Aduanera (SVA), con una media que supera los 54 años.

«La situación no ha cambiado mucho, se están produciendo cargas de combustible en playas cercanas al Campo de Gibraltar y la semana pasada fueron intervenidas dos narcolanchas en Palmones (Los Barrios)… Es decir, no hay tregua aunque la situación parece regularizada», explica.

En este sentido, insiste en que los medios siguen siendo insuficientes para una zona complicada: «El puerto de Algeciras es una complicación y el Estrecho de Gibraltar, otra. En el puerto de Algeciras es necesario otro escáner para frenar la entrada de cocaína y refuerzos para el control de mercancías. También hacen falta más recursos para combatir el blanqueo. La relación de puestos de trabajo en la provincia de Cádiz sigue incompleta», señala.

En este sentido, Baltar también coincide con SUP y AUGG en que Cádiz es una provincia especial. «Tenemos tres áreas diferentes para Vigilancia Aduanera: el Campo de Gibraltar, Jerez y Cádiz. En las dos últimas la plantilla tiene ya una media de edad muy avanzada, con más de 60 años, hay muchos compañeros desembarcados por este motivo y hace falta renovar esas plantillas».

También denuncia que el mayor barco del SVA en la provincia lleva 17 meses amarrado en Cádiz por una avería. «No sabemos por qué la Administración no lo soluciona, es mucho tiempo para tener amarrado a puerto un barco que cuesta muchos millones y que es fundamental para nuestro trabajo», apunta.

Asimismo, critica que las cuatro embarcaciones nuevas sean del mismo modelo que las anteriores porque asegura no son adecuadas para el Estrecho y están causando lesiones al personal: «Al Campo de Gibraltar han llegado otra vez embarcaciones de las que nos habíamos quejado. La gente no está muy contenta. Son muy duras para el trabajo que hay que hacer en el Estrecho. Se producen muchas lesiones de cervicales, espalda y articulaciones. No son las adecuadas para estar horas en el mar y no reúnen condiciones de seguridad. Ya habíamos avisado de los problemas pero han comprado las mismas. No entendemos por qué».