La playa de los Lances, del Atlántico(a la izquierda), y la playa Chica, del Mediterráneo (a la derecha)
La playa de los Lances, del Atlántico(a la izquierda), y la playa Chica, del Mediterráneo (a la derecha) - J. Macías

Tres días en la playa... de Tarifa

De la playa Chica a Bolonia, unión de dos mares y punto más meridional de Europa. Paisajes, aguas, ocio y gastronomía espectaculares

CádizActualizado:

De Algeciras a Tarifa, por la sinuosa carretera que bordea la costa, se observan las mejores vistas del continente africano. A medio camino entre ambos municipios, es posible aparcar el coche y contemplar el paisaje desde el mirador del Estrecho. Así se llega, curva a curva, sin una recta en 23 kilómetros, con casi media hora de camino, desde la gran ciudad del Campo de Gibraltar al pintoresco pueblo, de rasgos morunos y punto más meridional de Europa. Tarifa es un paraíso de playas, unión de dos mares, el Atlántico y el Mediterráneo, del viento, el ocio y la gastronomía.

1. Cómo llegar

2. Dónde dormir

3. Playas

4. Qué visitar

5. Dónde comer

6. Por dónde salir

1. Cómo llegar

Desde Sevilla se tarda aproximadamente dos horas y cuarto por la AP-4 hasta Jerez y, desde allí, por la autovía a Algeciras. Hay dos formas de llegar: una, la que suelen ofrecer como ruta principal los GPS, es tomando el desvío desde la la autovía Jerez-Algeciras en dirección a Medina Sidonia y, por la nacional 340, por Vejer de la Frontera.

La segunda opción, similar en tiempo y kilómetros, es la de llegar hasta Algeciras por la autovía y, desde esta ciudad, tomar la carretera nacional 340 en dirección opuesta hacia Tarifa. Un camino más sinuoso donde hay que extremar la precaución pero que, sin duda, ofrece las vistas más espectaculares.

Una vez allí, el aparcamiento puede llevar a la desesperación en verano, ya que todo está masificado. De no encontrar en las calles aledañas al casco histórico, existe un parking vigilado en el recinto del Puerto que tiene un alto precio por minuto y, por día, rozando los veinte euros. Si no, otra opción es dejar el coche en las afueras e ir andando o coger un taxi, cuya parada está entrando por la avenida principal. Hay que tener en cuenta que si lo que buscas es recorrer las playas el coche es estrictamente necesario, a no ser que se use el autobús, que llega a zonas como Bolonia.

↑Volver

2. Dónde dormir

Tarifa se ha convertido en la Ibiza de Andalucía, junto con Marbella. Centro del movimiento jipi setentero, sigue conservando ese aire desenfadado y pacifista, aunque en los últimos años atrae a un tipo de visitante con alto poder adquisitivo. En verano, si no se reserva con meses de antelación, encontrar un hotel o apartamento en Tarifa es muy difícil y caro.

Si no se encuentra un alojamiento a través de buscadores como Booking, se ha puesto de moda el alquiler por Airbnb, aunque suele ser una opción más útil si se viaja en grupo, ya que los arrendamientos para parejas suelen ser caros. De hecho, es muy común la oferta de habitaciones privadas en casas donde vive una familia. Cada vez son más los propietarios de inmuebles en Tarifa que destinan la casa completa o una parte para el turismo, a sabiendas de que la zona está de moda.

↑Volver

3. Playas

En Tarifa hay dos playas urbanas -Playa Chica y Los Lances- y siete silvestres -Río Jara, Dos Mares, Arte Vida, Hurricane, Valdevaqueros, Punta Paloma y Bolonia-, que son maravillosas y auténticos paraísos, excepto cuando sopla fuerte el levante, que hace imposible la estancia.

La Playa Chica es una pequeña cala situada entre el Puerto y la isla de las Palomas. Es la primera (o la última, según se mire) playa del Mediterráneo. De aguas tranquilas y frías, es ideal para familias y para el buceo.

La playa de los Lances, situada al otro lado de la isla de las Palomas, en la punta de Tarifa, es la más extensa del municipio, con 7,25 kilómetros de arena blanca. Es la primera playa del Atlántico, donde se sitúa el Paseo Marítimo. Allí se puede practicar el surf, así como el kitesurf y el windsurf (estas dos últimas disciplinas están prohibidas en los meses de julio y agosto).

La playa Río Jara es una continuación de Los Lances, en la desembocadura del río, justo donde termina el pueblo (el campo de fútbol). Es ideal para practicar kitesurf y windsurf (excepto en julio y agosto), sobre todo para los principiantes ya que, con la marea alta, se forma una laguna muy útil para los principiantes.

La playa de Los Lances tiene otra zona, conocida como Dos Mares, alejada ya a cinco kilómetros del casco urbano de Tarifa, que suele ser utilizada por los habituales del kite y y el windsurf, ya que es posible aparcar el coche muy cerca de la orilla, por lo que resulta muy cómodo para trasladar el equipo y no suele estar masificada. Además, allí sí está permitido practicar estos deportes en los meses de verano. Toma el nombre del hotel que está allí situado.

Otra zona de Los Lances muy popular es Arte Vida, donde se encuentra el conocido chill out,a seis kilómetros de Tarifa. Es una playa con gran ambiente, ideal para el baño y también para los deportes del viento.

La playa Hurricane, es otra zona de Los Lances que toma el nombre de un hotel de la zona. Es ideal para el surf y el windsurf, ya que allí está ubicado un club para aprender y alquilar equipos.

La playa de Los Valdevaqueros, de 4 kilómetros de longitud,es ya independiente a la de Los Lances. Situada a 8 kilómetros de Tarifa, es la playa más popular para los surfistas y quienes practican kite y windsurf. Es una playa masificada, sobre todo en verano. El coste del aparcamiento es de cinco euros el día. La imagen clásica de esta playa es la de las cometas volando en la ensenada y también la de la inmensa duna en la parte occidental, formada en los años 40 por los militares para evitar los movimientos de arena que amenazaban con sepultar sus instalaciones. En Valdevaqueros se encuentra El Tumbao, un conocido chill out donde disfrutar en el césped de buen ambiente.

La playa de Punta Paloma se sitúa a poniente de la ensenada de Valdevaqueros. Se accede desde una carretera que pasa junto a la duna y, al final del camino, hay un aparcamiento desde el que hay que bajar andando a la playa. De gran belleza, está situada en una zona antigua militar, no urbanizada aunque allí se ubica un chiringuito y torres vigías que acompañan al paisaje. No es la mejor zona para llevar los equipos de surf, ya que hay que andar bastante, por lo que esta playa se hace ideal para planes tranquilos. Cerca del cabo de punta paloma se encuentran unas rocas cuyo barro tiene propiedades beneficiosas para la piel.

Por último, la playa de Bolonia, la última perteneciente a Tarifa (a 25 kilómetros del casco urbano) y una de las más conocidas. Se accede por una carretera sinuosa a lo largo de seis kilómetros desde la nacional 340 y, una vez aparcado el coche (1,5 euros el día) quien allí llega se queda prendado del paisaje: la montaña de San Bartolomé, la gran duna situada a poniente, las aguas cristalinas con África de fondo y las ruinas romanas de Baelo Claudia. En esta playa virgen hay varios chiringuitos y restaurantes y es ideal para pasar el día en familia. También hay una zona nudista en uno de los extremos.

↑Volver

4. Qué visitar: monumentos, ruinas...

Tarifa es de una belleza incomparable. Además de su extraordinaria situación geográfica y de las vistas de África y del Estrecho, el municipio conserva la huella islámica, fachadas encaladas y callejuelas laberínticas que desembocan en preciosas plazas. Sólo pasear por el pueblo es atractivo. A ello hay que unirle la muralla, la Puerta de Jerez, el castillo de Santa Catalina, la torre albarrana de Guzmán el Bueno y su coracha o la isla de las Palomas. Ésta última está unida por de la ciudad por una calle, separando las playas Chica y de Los Lances, Allí se encuentra el fuerte medieval y el faro, que marca el punto más meridional de la Península Ibérica.

Se pueden visitar las iglesias de San Mateo o San Francisco, bellísimas, entre otros emblemáticos monumentos como el de Sancho IV.

Más allá del pueblo, en Bolonia, es imprescindible la visita a las ruinas romanas de Baelo Claudia, del siglo II a. C.. que hacía las veces de ciudad portuaria hacia Mauritania, dedicada fundamentalmente a la pesca y a la salazón de atunes. Aunque la arrasó un maremoto, aún se conservan en buen estado las huellas del esplendor que en su día tuvo este municipio romano. La Junta de Andalucía ha construido recientemente un centro de recepción de visitantes, cuyo autor es el arquitecto Guillermo Vázquez Consuegra.

Otro de los planes para realizar en Tarifa es el avistamiento de cetáceos en el Estrecho. Para ello, hay varios negocios que organizan excursiones en barco en busca de ballenas y delfines.

↑Volver

5. Dónde comer

Si Tarifa es un paraíso de playas, también lo es para la gastronomía. En cada playa hay chiringuitos donde se come bien, pero sobre todo hay magníficos restaurantes en el pueblo. Son muy recomendables lugares como El Francés, Los Melli o El Lola, donde se recomienda el atún rojo de almadraba entre otros platos.

↑Volver

6. Por dónde salir

Cuando llega la noche, Tarifa se convierte en un lugar destacado de ocio y movida en verano. Un plan perfecto podría ser, tras cenar en alguno de los restaurantes del pueblo, empezar la noche en la terraza de La Tetería de Tarifa, con buen ambiente y copas.

De allí, a la zona de chupitos, en un establecimiento como puede ser el Pepepótamos. Y, para terminar la noche, acudir a una discoteca. En el centro, las más famosas son La Ruina y Mombassa y, en el polígono situado en las afueras, La Santa y Café del Mar.

↑Volver