Manuela Gómez (centro), en la inauguración ayer del nuevo curso que tuvo lugar en Cabra
Manuela Gómez (centro), en la inauguración ayer del nuevo curso que tuvo lugar en Cabra - f. o.
ESO

La Junta aumentará el profesorado por la Lomce

Unos 175.000 estudiantes inician el curso de Secundaria y Formación Profesional

Actualizado:

La delegada provincial de Educación, Manuela Gómez, inauguró ayer en Cabra el curso académico 2014-2015 de Educación Secundaria, Ciclos Formativos, Bachillerato y Formación Profesional Básica (FPB). Así, un total de 175.000 estudiantes de toda la provincia acudieron a las aulas de los distintos centros educativos, tal y como ocurrió en el instituto Aguilar y Eslava de Cabra, que abrió sus puertas tras la reforma a la que fue sometido el tricentenario edificio.

Del total, 35.000 se matricularon en la ESO, 12.000 en Bachillerato, 1.500 en la nueva FPB, otros 12.000 en los Ciclos Formativos, tanto de Grado Medio como del Superior, y más de 17.000 en Educación para personas adultas.

Gómez manifestó que en Andalucía se ha hecho un esfuerzo ante la implantación de la Lomce, que incluye la puesta en marcha de la FPB, por lo que habrá más profesorado. Gómez también apuntó que, en lo que se refiere a las necesidades educativas especiales, hay unos 800 profesionales en la provincia para cubrirlas y por ello a»ningún caso se queda sin estudiar».

Respecto al centro educativo egabrense, en el que se han invertido casi 2 millones de euros en la reforma efectuada dentro del Plan OLA, la delegada destacó la coordinación efectuada entre el Ayuntamiento y el equipo directivo para efectuar las obras. El alcalde de Cabra, Fernando Priego, mostró también su satisfacción por el resultado de los trabajos efectuados tras los años de espera y los distintos problemas que se han tenido que solventar para su culminación.

El curso en Pozoblanco

Por otra parte, las clases comenzaron ayer con normalidad en el instituto Antonio María Calero de Pozoblanco, después de que la dirección del centro pidiera el aplazamiento del inicio del curso escolar por motivos de «higiene y salud».

Ante la negativa de la Junta de Andalucía a retrasar el inicio de las clases el instituto contrato una empresa de refuerzo para limpiar la suciedad de la obra de ampliación y la empresa constructora destinó varios trabajadores de apoyo para que las clases pudieran comenzar en el día de ayer.