El rector, ayer, junto a los responsables del X Congreso Andaluz de Veterinarios
El rector, ayer, junto a los responsables del X Congreso Andaluz de Veterinarios - MIGUEL ÁNGEL

Veterinarios temen la extensión del caso de lengua azul de Tarifa

El colegio profesional alerta de la escasez de vacunas y advierte de la fortaleza del virus

Actualizado:

Los efectos del virus de la lengua azul no han hecho nada más que comenzar y sus consecuencias podrían ser terribles si no se activan y desarrollan los medios adecuados para detener la enfermedad. Éste es el mensaje que se extrae de las declaraciones vertidas ayer por el presidente del Colegio de Veterinarios en Córdoba, Antonio Arenas, en la presentación del X Congreso Andaluz que se celebrará en la capital entre el viernes y el sábado de esta semana.

El dirigente del colectivo profesional, que compartió mesa con el rector de la Universidad de Córdoba (UCO), José Carlos Gómez Villamandos, se mostró preocupado por la posibilidad de que se propaguen los casos de lengua azul detectados en Tarifa, cuyo serotipo (tipo 1) es «más virulento» y «difícil» de atajar que el serotipo 4, que cuenta con más mecanismos y vacunas a los que poder recurrir para erradicar la enfermedad.

La «paralización de la producción» es la consecuencia más extrema a la que aludió el presidente del Colegio de Veterinarios de Córdoba al analizar la situación que vive este sector de la ganadería. Más que abordarlo como un escenario lejano o poco probable, Arenas se detuvo en los obstáculos que existen para desarrollar un plan efectivo contra esta enfermedad que está atacando al ganado ovino. Se detuvo especialmente en el capítulo de las vacunas y manifestó que no le consta que haya «stock» suficiente en estos momentos. «No estamos hablando de 50 o 60 dosis, sino de 200.000 o 300.000», declaró el dirigente del colectivo profesional. «Como es lógico —profundizó Arenas— la paralización de los mercados supondría un freno a la venta de corderos en un momento de temporada alta para la comercialización de estos animales, ya que es a final de año cuando se produce una venta más elevada de estos animales». «De momento —concluyó— sólo se han detectado casos en Tarifa».

Arenas aclaró que actualmente coexisten dos de los 24 serotipos de «lengua azul» que existen, el 4, que es el que ha acarreado la restricción de parte de la provincia de Córdoba y un gran número de zonas de Andalucía y otros puntos de España; y el 1, que está circunscrito, de momento a la localidad gaditana. Abundó en que el segundo de éstos, por su «virulencia», es el más preocupante.

La causa del serotipo

Pero cuál es el porqué de la aparición de casos de «lengua azul» del serotipo 1. El presidente del Colegio de Veterinarios de Córdoba explicó que el último temporal tiene mucho que ver con su llegada a la península Ibérica. Agregó que estos casos de «lengua azul» son más habituales en el norte de África y que llegan a España cuando las corrientes de aire favorecen la llegada de un determinado tipo de insectos procedentes de los países del norte de África.

Esta situación de alerta continua es la que ha llevado al Consejo Andaluz de Colegios de Veterinarios, con la colaboración de la UCO, a intensificar la actividad en el Observatorio del Norte de África. Su objetivo consigue en la detección y paralización de los casos de «lengua azul».