Manuel Reyes, con una guitarra lista para Vicente Amigo
Manuel Reyes, con una guitarra lista para Vicente Amigo - archivo
cultura

Fallece Manuel Reyes, el artista de la construcción de guitarras flamencas

Decían de él que era el artesano de referencia de las estrellas, que hacían cola para obtener uno de sus instrumentos

Actualizado:

«Mira, es como Ferrari en los coches pero con las guitarras». Un flamenco explica al profano quién era Manuel Reyes Maldonado, constructor de guitarras, que falleció ayer. Artesano de toda la vida, era de esos cordobeses que pasaron por el mundo discretamente siendo una referencia en su campo. «El mejor», asegura directamente otro aficionado.

Desde hacía años, no aceptaba ya encargos sino los extraordinarios y aseguran en el mundo flamenco que ello había alargado de forma relevante la lista de espera para que sus manos actuaran sobre la madera en el taller de la calle Armas. El oficio sigue en manos de otro Reyes, su hijo.

Nacido en 1934, heredó de su padre el oficio de la madera pues trabajaba en un aserradero. Y la llegada a la construcción de guitarras fue fruto de la casualidad. Desde entonces, construyó una sólida fama que cultivaron artistas de primera fila. La guitarra fetiche de Vicente Amigo fue realizada por Manuel Reyes.

«Ahora están los chinos fabricando en serie todo tipo de instrumentos, pero son de mala calidad. Creo que el proceso que desarrollamos no llegará a perderse, ya que no existe ni punto de comparación el producto final», afirmaba Reyes a ABC en 2008.

Manuel Reyes reconocía que su trabajo era pausado y escaso, precisamente lo que ha disparado los precios en internet. Hace años, el rango de una de sus guitarras estaba entre los 4.000 y los 7.000 euros por el trabajo manual y lo costoso de las maderas de palo santo. Ahora, no es necesario navegar mucho en la red para encontrarlas al doble de ese precio.

En realidad, al guitarrero se le tiene presente en la vida diaria de la ciudad. A cada rato, se escucha una soleá en la plaza de las Tendillas que todo el mundo sabe que grabó Juan Serrano. La guitarra era una Reyes.