José Antonio Nieto, en una reunión con miembros de Acampada Dignidad en el Ayuntamiento
José Antonio Nieto, en una reunión con miembros de Acampada Dignidad en el Ayuntamiento - Aaron
Sociedad

Acampada Dignidad ve ya posible negociar su salida del colegio Rey Heredia

Lo condiciona a un compromiso claro del Ayuntamiento para una cesión inmediata nada más abandonar del edificio

Actualizado:

El futuro del colegio Rey Heredia, ocupado por el colectivo Acampada Dignidad desde octubre de 2013, se resolverá en una próxima reunión «a tres bandas», que se celebrará tras las fiestas navideñas. Así lo comunicó a ABC el presidente del Consejo de Distrito Sur, Antonio de la Rosa Pareja, quien recordó que la mayoría de los puntos para establecer la cesión del edificio a la nueva asociación «Casa de la Ciudadanía del Distrito Sur», que gestionará ese espacio, están ya cerrados.

No obstante, quedan por rematar dos flecos peliagudos sobre los que deberán hablar en ese encuentro el Ayuntamiento, a través del concejal de Presidencia, Miguel Ángel Torrico; el colectivo social y el propio Consejo de Distrito: la obligación o no de abonar el IBI y el desalojo físico del edificio.

Sobre el desalojo, De la Rosa considera que las tres partes «parecen dispuestas a poner de su parte para llegar a un acuerdo del gusto de todos». Para ello, haría falta «imaginación» y «flexibilizar» las posturas.

Así, por ejemplo, el presidente del Consejo propone varias fórmulas como que el desalojo y la firma de la cesión se haga al mismo tiempo o bien que se fije una fecha y una hora para rubricar y que «varias horas antes el colectivo salga del edificio».

Condición de Acampada Dignidad

Preguntado sobre esa posibilidad, uno de los portavoces de Acampada Dignidad, Rafael Juan, respondió que «nosotros, teniendo la seguridad y la tranquilidad absoluta de que en cuanto nosotros salgamos entre de inmediato la Casa de la Ciudadanía, es algo que se puede hablar en esa reunión».

A cambio, Acampada Dignidad quiere ver por escrito el compromiso municipal de que el edificio pasa de inmediato a manos de la asociación. «Nos valdría un acuerdo de la Junta de Gobierno Local», reflexionó Juan, quien avanzó que previamente «lo debatiríamos en asamblea, como hacemos siempre».

En cuanto al pago del impuesto de bienes inmuebles (IBI), ni el Consejo de Distrito ni Acampada Dignidad ven viable esa condición del Ayuntamiento. «Nuestros abogados han estudiado esa propuesta y acaban diciendo siempre lo mismo: el propietario del edificio es quien paga el IBI», avanzó Juan.

Se ha pedido una reunión a tres bandas para negociar

El problema es que en el documento del Ayuntamiento, a pesar de su título, se habla de dos cuestiones distintas: «Al principio denominan a esta operación cesión, que no conlleva la obligación de pagar el IBI para nosotros, pero a partir de la tercera o cuarta cláusula empiezan a hablar de concesión administrativa, que sí implica pagar ese impuesto», explicó De la Rosa. Esta «confusión» es algo que también se tiene que aclarar en el próximo encuentro a tres bandas.