Sebastián de la Obra, Manuel Barea y Bartos Cañete, ayer, en la Casa de Sefarad
Sebastián de la Obra, Manuel Barea y Bartos Cañete, ayer, en la Casa de Sefarad - Valerio Merino
Sociedad

La Masonería sale a la luz en Córdoba

Las logias españolas quieren romper su silencio y lo harán en unas jornadas que se celebrarán en la Casa de Sefarad

Actualizado:

Nada más adecuado que desvelar en qué consistía ese famoso «contubernio judeo-masónico» tan cacareado en este país a mediados del siglo pasado a través de unas jornadas sobre la presencia de la Masonería en Córdoba, que tendrán lugar los días 6 y 7 de marzo en la Casa de Sefarad, tal y como apuntó ayer con evidente humor el director de este centro, Sebastián de la Obra.

«La Masonería en Córdoba goza de muy buena salud hoy en día, tiene buena acogida en la sociedad y la conforman más de 30 personas con edades comprendidas entre los 35 y los 45 años, que ejercen en todo tipo de profesiones y que forman parte de la Respetable Logia Maimónides 173», según expuso uno de sus miembros cordobeses, Bartos Cañete.

Esta logia desapareció por completo en 1936 y 75 años más tarde (el 9 de junio de 2011) volvió a ver la luz con la presencia de más de un centenar de hermanos procedentes del resto del país y del extranjero, y ahora pretende, al igual que el resto de logias hispanas, a las que pertenecen unos 4.000 miembros, darse a conocer al resto de la sociedad y «poner voz y cara» a un colectivo que en este país ha sido sistemáticamente perseguido, marginado y envuelto en un halo de misterior del que se quiere desprender.

La sociedad ya está preparada

«Hasta ahora, la sociedad española no estaba preparada para conocer cómo somos y a qué nos dedicamos, pero ahora, en plena vorágine de una revolución social que estamos viviendo gracias al avance de la tecnología, sí queremos abrirnos hasta donde podamos y romper el silencio», explicó Manuel Barea, gran oficial de la Gran Logia Provincial de Andalucía y venerable maestro de la Respetable Logia Millennium 122 de Marbella.

¿Y a qué se dedica ahora la masonería? Pues según sus miembros, aparte de seguir estando muy presentes en todos los cambios evolutivos de la Humanidad, a obras filantrópicas de caridad y a la investigación de carácter sociológica.