Diez lugares para ir de picnic en Córdoba
Varias familias disfrutan de una jornada de picnic en los Villares - archivo
planes de verano

Diez lugares para ir de picnic en Córdoba

La ciudad cuenta con innumerables zonas recreativas para disfrutar del aire libre sin desembolsar mucho dinero

Actualizado:

La ciudad cuenta con innumerables zonas recreativas para disfrutar del aire libre sin desembolsar mucho dinero

12345678910
  1. Los Villares

    Varias familias disfrutan de una jornada de picnic en los Villares
    Varias familias disfrutan de una jornada de picnic en los Villares - archivo

    El parque de los Villares es uno de los espacios preferidos por los cordobeses para pasar sus jornadas de ocio al aire libre. Sus amplias zonas de aparcamiento, espaciosos merenderos o la cercanía con el nucleo urbano hacen de su entorno el lugar más óptimo para disfrutar de la naturaleza.

    Los Villares de Córdoba fue declarado como el primer espacio natural protegido de Andalucía debido a su tradicional afluencia de público. Además, el parque cuenta con zonas de acampada, centro de recuperación de especies o centro de visitantes.

  2. Baños de Popea

    Dos jóvenes disfrutan de las vistas que dejan los Baños de Popea
    Dos jóvenes disfrutan de las vistas que dejan los Baños de Popea - valerio merino

    Los Baños de Popea son una de las localizaciones más espectaculares de la sierra de Córdoba. Se trata de un paraje natural situado en la desembocadura del río Guadiato.

    Si bien siempre ha sido frecuentado por grupos de gente jóven, cada vez es más común ver a familias disfrutar de los paisajes de este entorno. Para acceder a las pozas y riachuelos que ofrece este paraje natural hay que caminar un poco, aunque no es de difícil acceso. Una vez allí y con los pies en el agua, no habrá mejor placer que el de abrir el bocadillo que se lleva preparado de casa y olvidarse por un rato de los mundanales ruidos de la ciudad.

  3. Santo Domingo y la Ermita de San Álvaro

    Una pareja de ancianos prepara carne a la plancha durante una jornada en Santo Doming
    Una pareja de ancianos prepara carne a la plancha durante una jornada en Santo Doming - valerio merino

    A menos de 8 kilómetros de la capital, se encuentra el Santuario de Santo Domingo, punto de encuentro no sólo para fieles, sino para todos aquellos a los que le gusta disfrutar de una buena comilona al aire libre.

    Pasear por sus veredas es contemplar a familias enteras, pequeños y mayores, dándose unos buenos homenajes de comida que llega preparada de casa. Aunque aquí, también es muy común hacer peroles y barbacoas, siempre que el tiempo acompañe.

  4. Parque de la Asomadilla

    Mujeres vestidas de flamenca asisten a la convivencia por el «Día del Vecino»
    Mujeres vestidas de flamenca asisten a la convivencia por el «Día del Vecino» - valerio merino

    El parque de la Asomadilla es el pulmón verde de Córdoba. Treinta hectáreas de superficien lo elevan al segundo parque más grande de toda Andalucía. Durante la época de verano mandan las reuniones familiares. Así, el cesped se inunda de sillas, toallas, mesas y neveras, como si de una playa se tratase.

    En el parque de la Asomadilla hay espacio para todos, y para todo. Por eso, si paseas por allí, que no te sorprenda la mezcla de gentes de todo tipo que el parque regala. Tampoco te extrañes si ves una piñata colgada de un árbol, unos metros por detrás encontrarás una hilera de mesas repleta de batidos y medias noches. Cuando hayas terminado tu paseo, entenderás, porqué es el lugar favorito de muchos niños para celebrar su cumpleaños.

    La Asomadilla tiene, incluso, un día grande, «El día del vecino» una convivencia de carácter anual donde los vecinos de los barrios colindantes se reúnen para hacer una particular verbena.

  5. Parque de Miraflores

    Una familia disfruta de las noches de verano en el parque Miraflores
    Una familia disfruta de las noches de verano en el parque Miraflores - archivo

    El parque de Miraflores es un extraordinario enclave para disfrutar de las noches verano cordobesas. Su localización, junto al río, hace que la temperatura baje unos grados y se pueda disfrutar de una agradable brisa alrededor de una cena improvisada. Un plan para disfrutar con amigos y familia que está al alcance de todos los bolsillos.

    Si no te apetece llevar comida preparada, no hay problema. Frente al parque se sitúa una zona comercial donde puedes pedir para llevar menús de grandes cadenas de comida rápida para, a continuación, degustarlos sobre el césped.

    Además, Miraflores regala unas vistas espectaculares gracias a su ubicación con la Mezquita-Catedral de fondo.

  6. Explanada del Arenal

    Varios grupos cenan al aire libre en las inmediaciones de la zona del Arenal.
    Varios grupos cenan al aire libre en las inmediaciones de la zona del Arenal. - archivo

    La explanada del Arenal ya es todo un clásico en las noches de verano de Córdoba. El recinto que alberga la Feria de Nuestra Señora de la Salud se convierte durante el periodo estival en una zona de peroles y barbacoas nocturnas. Nada que ver con mayo, aunque sí se comparta un objetivo común: pasar un buen rato.

    Se trata de uno de los pocos lugares donde es legal encender un fuego. Así, alrededor de una parrilla se reúnen grandes grupos de familiares y amigos donde el rey es el colesterol. No es muy difícil ver como a muchos les llega el alba entre risas, charlas y partidas de cartas interminables.

  7. Arroyo Bejarano

    El arroyo Bejarano, situado en las proximidades de la barriada de Santa María de Trassierra
    El arroyo Bejarano, situado en las proximidades de la barriada de Santa María de Trassierra - archivo

    El arroyo Bejarano, situado en las proximidades de la barriada de Santa María de Trassierra es otra de las opciones que eligen los cordobeses para hacer sus picnics. Se encuentra muy cerca de los baños de Popea, lo que aumenta su atractivo. No obstante, esta localización brilla por sí misma y, como muestra, no hay más que ver la afluencia de familias que se desplazan hasta allí para pasar un buen rato entre neveras y partidas de cartas.

    Eso sí, para estar cómodos es imprescindible llevar consigo el ajuar del camping. Mesas, sillas y barbacoa, incluso hay quien se anima a llevar baterías eléctricas por si se echa la noche encima contar con el apoyo de un par de bombillas que den luz a estas divertidas noches de verano.

  8. El pantano de Navallana

    Un padre enseña a su hija las vistas desde la presa del pantano de Navallana
    Un padre enseña a su hija las vistas desde la presa del pantano de Navallana - archivo

    Decantarse por un picnic en el pantano de Navallana es mucho más que comer en el campo. Lo saben muchas familias cordobesas que optan por esta opción si lo que les apetece es pasar un buen rato rodeados de naturaleza.

    Este pantano situado en el término municipal de Alcolea es una zona recreativa apta para todos los públicos. Aquí conviven tanto los que buscan el descanso como los amantes de la pesca. Ya sabes, si te apetece un plan como éste, sólo tienes que coger el coche y desplazarte a unos 15 kilómetros de la capital, a la vuelta, no olvides dejar la basura que hayas generado donde corresponde.

  9. Las Ermitas de Córdoba

    Un grupo de amigos disfruta de las habas en cazuela que se reparten en las Ermitas
    Un grupo de amigos disfruta de las habas en cazuela que se reparten en las Ermitas - archivo

    Si te apetece disfrutar de unas vistas sensacionales, una comida tranquila y respirar aire fresco, las Ermitas de Córdoba es, sin duda, el mejor lugar. Ubicadas en plena Sierra Morena, acogen cada día numerosas visitas. Comer allí es un ritual. Pero si lo que quieres es vivir la experiencia completa, lo que se recomienda es subir a pie hasta el mirador a través de la ruta de senderos habilitada para ello. Una vez arriba, sólo tienes que hacerte un hueco en la amplia escalinata que da acceso al altar situado a los pies del monumento al Sagrado Corazón de Jesús, y sacar el bocadillo de la mochila.

    De hecho, este lugar emblemático en Córdoba, es tan transitado que cada año la Asociación Amigos de las Ermitas reparten habas en cazuela a todos los asistentes que se acercan a conmemorar la festividad de su patrona, la Virgen de Belén. Lo hacen, para rememorar las costumbres de los ermitaños que ofrecían comida a los necesitados que a la hora del almuerzo se acercaba por aquellos lugares.

  10. Los Jardines del Patriarca

    Los Jardines del Patriarca es uno de los puntos de encuentro favoritos entre los jóvenes cordobeses. Allí conviven parejas que salen a pasear con sus mascotas y grupos de chavales que, sábana en césped, disfrutan del frescor y la tranquilidad que ofrece la zona.

    Si te apuntas a este plan, no olvides recoger antes de irte la basura que generes. Así, seguro que repites la experiencia.