Una de las parejas multadas muestra las denuncias y los refrescos que tomaban en la vía pública
Una de las parejas multadas muestra las denuncias y los refrescos que tomaban en la vía pública - abc
Hasta 300 euros

Multadas dos parejas de jóvenes por tomar pizza y refrescos en una plaza de Lucena

El Ayuntamiento defiende la actuación de los agentes de la Policía Local y señala que no puede instarlos a no cumplir la ley

Actualizado:

La Policía Local de Lucena denunció en la noche del pasado domingo a cuatro jóvenes de la localidad, de 18 a 24 años, que se encontraban consumiendo unas bebidas en la Plaza Cristo de la Sangre. Sus fotos, mostrando las botellas –refrescos y una bebida isotónica– y los boletines sancionadores, subidas por ellos mismos a las redes sociales como protesta ha sido en las últimas horas una de las noticias más compartidas en Facebook.

Los propios jóvenes relatan que en torno a las 01.00 horas llegaron a la plaza con unas pizzas y unos refrescos. «Al terminar de comer tiramos los desperdicios a la basura y seguimos un rato más fumando un cigarro y bebiéndonos los refrescos», momento en el que llegó una patrulla de la Policía Local para identificarlos y sancionarlos «por concentración y permanencia en la vía pública para el consumo de bebidas».

Según Jesús Espejo, uno de los jóvenes denunciados, «es injusto que se nos pueda sancionar por beber en la calle, no sabíamos que fuese ilegal comer algo y tomar un refresco en la vía pública, no dejamos nada fuera de la papelera, no estábamos consumiendo alcohol ni haciendo ruido, por lo que no podemos entender esa actuación de la policía».

Espejo señaló que «ahora sabemos que la Ley de la Junta de Andalucía sobre actividades de ocio en espacios abiertos prohíbe beber en la calle», pero siguen entendiendo que se trata de una aplicación muy estricta de la misma. Para los denunciados este tipo de situaciones se pueden ver diariamente en parques y plazas y no son sancionadas, por lo que, más alla de la posible multa, han querido denunciar con su exposición en las redes la existencia de la propia ley, y consideran que «quizá nuestro aspecto pudo ser determinante para llamar la atención de los policías y que se acercaran a nosotros», algo que su juicio hace aún más injusta la posible sanción.

Hasta 300 euros

Los denunciados se dirigieron el martes al Ayuntamiento para pedir explicaciones y mantuvieron una reunión con la concejal de Hacienda, Araceli Bergillos. La sanción contemplada para estos casos puede quedar reducida a un apercibimiento o alcanzar los 300 euros.

El concejal de Seguridad Ciudadana, Fran Adame, indicó ayer que «la policía ha actuado en cumplimiento de la normativa vigente, que prohíbe el consumo de bebidas fuera de las zonas habilitadas para ello, como el botellódrono existente junto a la Plaza de Toros».

Según Adame, este tipo de actuaciones no son excepcionales y se producen con cierta frecuencia, «normalmente ante quejas de vecinos por situaciones de ruidos». «No podemos pedir a la policía que no actúe cuando se está infringiendo una normativa vigente», apuntó Adame, que también añadió que, «en cualquier caso, aún no se ha iniciado ningún expediente sancionador y el tema podría quedar en un apercibimiento».