Florin celebra el gol anotado frente a la Ponferradina
Florin celebra el gol anotado frente a la Ponferradina - VALERIO MERINO
CRÓNICA

El Córdoba amarra el triunfo contra la Ponferradina (1-0)

Florin adelanta a los blanquiverdes, pero la expulsión de Luso da emoción al tramo final

Actualizado:

Un gol de estrategia, poco juego, mucha casta... Y tres puntos. Ése es el resumen más optimista para el Córdoba, que ganó por la mínima un choque igualado contra la Ponferradina. Lo cierto es que la competición le deja claro a los blanquiverdes que más o menos con lo que ofrecen puede darles para estar arriba. Si los rivales no castigan sus errores atrás ni le generan excesivo peligro cuando se encuentran en superioridad numérica, el pragmatismo del Córdoba puede conducir al ascenso.

Los rivales, no obstante, ya saben que tienen que apretar arriba al Córdoba para hacerle daño. En el arranque, ésa fue la idea de los hombres de Manolo Díaz. Contrarrestó el anecdótico dominio el equipo de José Luis Oltra. No con un juego apabullante -de eso no le queda en el centro del campo, menos aún tras la baja de Caballero-, pero sí con tímidas llegadas al área de Santamaría. Florin y De Tomás empezaron a dar problemas a la zaga bierciana.

Precisamente el punta rumano estuvo a punto de cazar un envío en largo de Razak para plantarse solo frente al meta rival. El balón terminó despejado y de vuelta, vía aérea, hacia el campo blanquiverde. Rodas lo dejó botar y Berrocal aprovechó el monumental error -otro más- del zaguero. El delantero cordobés anduvo listo, pero no obtuvo premio. Razak intuyó su vaselina.

El primer tiempo se acababa y las ocasiones claras brillaban por su ausencia. Al Córdoba le cuesta demasiado hacer llegar el cuero a sus hombres desequilibrantes. Sin embargo, al conjunto de Oltra le iba a bastar un córner para adelantarse en el marcador a falta de tres minutos para el descanso. La puso al primer palo Pedro Ríos y Florin se anticipó a la defensa para estrenarse como goleador esta temporada.

La ventaja tranquilizó a un estadio impaciente y propició una serie de ocasiones que pudieron significar la sentencia tras el descanso. Faltó puntería. Florin le robó la cartera a Miquel y chutó al muñeco. De Tomás no encontró a ningún compañero con su pase de la muerte. Y Nando, excesivamente individualista, disparó al poste desde la izquierda, muy escorado.

No sentenció el Córdoba un partido aparentemente controlado, y lo lamentó en el minuto 73, cuando el árbitro sacó la segunda amarilla a un Luso demasiado revolucionado. La Ponferradina volcó el campo. Sin muchas ideas, pero con Yuri e Infante recién salidos del banquillo. La defensa local dio un obligado paso atrás y se sintió cómoda. Vivió junto a su portería, justo donde ofrecen su mejor versión Rodas, Deivid y compañía. Entre todos, El Arcángel incluido, hicieron valer el 1-0 y salvaguardaron tres puntos vitales para estar arriba.

CÓRDOBA: Razak; Stankevicius, Rodas, Deivid, Cisma; Nando (Fidel, m. 62), Luso, Markovic, Pedro Ríos (López Silva, m. 83); De Tomás (Gálvez, m. 74) y Florin

PONFERRADINA: Santamaría; Adán, Pavón, Miquel, Camille (Casado, m. 78); Andy, Basha (Yuri, m. 57); Acorán, Melero, Dimi (Infante, m. 66), y Berrocal

GOLES: 1-0: Florin, m. 42

ÁRBITRO: Eiriz Mata, del Colegio gallego. Amonestó a Pavón, Adán, Casado e Infante, por parte visitante, y a Florin, por parte local. Expulsó a Luso (m. 73), por parte local.

INCIDENCIAS: Quinta jornada en Segunda. Partido disputado en El Arcángel ante unos 13.500 espectadores.