Presentación, ayer, del documento en el Archivo Histórico
Presentación, ayer, del documento en el Archivo Histórico - ABC
Cultura

La historia de una homicida frustrada de tan sólo 12 años en la Rute de 1676

El Archivo Histórico Privincial presenta este truculento auto de oficio como su documento del mes

Actualizado:

Los matrimonios de conveniencia, muy a menudo suelen resultar un estrepitoso fracaso, pero en algunos casos pueden llegar a ser mortalmente peligrosos. Éste es el caso de María Josefa Villodres, de 12 años, que intentó envenenar -sin lograrlo- a base de rejalgar a su marido, Diego Rodríguez, 16 años mayor que ella, y acabó siendo recluida en la Casa de Recogidas de Baeza durante un año y con 6.000 maravedíes (aproximadamente, unos 96.000 de los actuales euros) de multa que abonar.

Ocurrió en Rute, allá por el año 1676 y fue el Corregidor de la villa quien, tras varias pesquisas, la encausó, a pesar de que ella habían negado en numerosas ocasiones su implicación en el intento de asesinato.

Esta truculenta historia se recoge en un auto de oficio que ayer presentaron al alimón el delegado de Cultura, Turismo y Deporte, Francisco Alcalde, y la directora del Archivo Histórico Provincial, Alicia Córdoba, ya que se trata del documento destacado del mes y que, bajo el título de «La niña que quiso envenenar a su marido», podrá visitarse en el Archivo hasta el 30 de octubre en horario de lunes a viernes , de 8.30 a 14.00 horas.

Según abunda la historia -que se puede consultar completa, en la web del Archivo Histórico Provincial de Córdoba-, María Josefa Villodres fue criada por dos mujeres del pueblo y éstas concertaron su matrimonio prematuro para garantizar su futuro. La niña se dejó convencer y muy pronto se sintió decepcionada.

Así que a la semana de la boda envió a una niña de seis años, con la que todavía seguía jugando, a comprar rejalgar, que administró a su marido en un terrón de azúcar tras la siesta. Éste comenzó a sentirse cada vez a peor, con un fuerte dolor de cabeza y continuos vómitos, hasta que avisaron al médico, que pronto descubrió el origen del mal que padecía.