Los alumnos de Ahlzahir en el vestuario preparándose para el encuentro con el Genuine
Los alumnos de Ahlzahir en el vestuario preparándose para el encuentro con el Genuine - Ahlzahir
FIN DE CURSO

Alumnos del colegio Ahlzahir terminan Primaria con un torneo solidario frente al Córdoba Genuine

La jornada deportiva estuvo marcada por el juego limpio, la diversión, la inclusión y la amistad

ABC Educa
Actualizado:

Los alumnos de sexto de Primaria del colegio de Fomento Ahlzahir de Córdoba han cerrado el curso y la etapa escolar con un encuentro deportivo solidario frente al Córdoba Genuine. Sobre el terreno de juego, los jugadores derrocharon su talento en un partido marcado por la deportividad y la diversión.

Los estudiantes celebraron su «paso de educuador», la entrada el próximo curso en la etapa Secundaria, y recibieron con emoción los consejos de Juan Antonio Aguilar, el joven con Síndrome de Down antiguo alumno de Ahlzahir que es además jugador del Genuine. Aguilar trabaja actualmente en el colegio, por lo que su experiencia para los niños es un valioso testimonio sobre el esfuerzo y la constancia.

Juan Antonio Aguilar, antiguo alumno de Ahlzahir, saludando a chicos del colegio
Juan Antonio Aguilar, antiguo alumno de Ahlzahir, saludando a chicos del colegio - Ahlzahir

En los vestuarios, los más jóvenes se concentraron para enfrentarse sobre la hierba a unos auténticos profesionales del balón. El Córdoba Genuine compite en la Liga Genuine Santander, un torneo oficial y pionero en el mundo organizado por LaLiga a través de su Fundación en el que los equipos están formados por personas con discapacidad intelectual superior al 33 por ciento. Una iniciativa integradora, inclusiva y de responsabilidad social cuyo lema es «Compartir antes que competir».

Y esto fue lo que pusieron en práctica sobre el terreno de juego el equipo de Ahzahir y el Córdoba Genuine, donde lo importante no era el resultado, sino la muestra de valores y el buen rato que pasaron. No obstante, se anotaron goles y se celebraron, también hubo paradas y regates propios de la calidad futbolística de los paticipantes. Pero el trofeo final, a repartir entre todos, fue la amistad.