Jesús León, en un acto reciente
Jesús León, en un acto reciente - Valerio Merino
BALANCE DE CUENTAS

La auditoría deja al Córdoba en «causa de disolución»

La cesión de El Arcángel y los traspasos de jugadores por 5 millones, soluciones

CórdobaActualizado:

El consejo de administración del Córdoba estableció la fecha del 10 de enero para la celebración de la Junta General de accionistas en la que se tienen que aprobar las cuentas de la temporada anterior y también el presupuesto para el ejercicio corriente. Hasta ahí, todo parece normal y entraría dentro de lo rutinario.

Sin embargo, la auditoría realizada a la entidad blanquiverde, que ha formalizado la empresa Grupo de Auditores Públicos, presenta unos números tan preocupantes que tras acumular un déficit que supera los 4 millones de euros la han dejado en «causa de disolución», según se arroja en el informe, y no en tres millones como inicialmente habló el propietario, Jesús León, en una comparecencia de prensa. Y es que el patrimonio neto de la sociedad anónima deportiva está por debajo de la mitad de 1.883.000 euros tal y como se estableció desde hace años.

Para paliar esta situación, el informe al que ya tienen acceso los accionistas del Córdoba apunta a que se «concretan» acciones para equilibrar esa partida. Concretamente, se habla en la redacción de la auditoría de «negociaciones para formalizar la cesión del estadio», algo que podría concretarse en los próximos días, así como los posibles movimientos de traspasos de jugadores por una cifra que rondaría los cinco millones de euros. Entre esos activos, las miradas se centran en jugadores como Guardiola, Aguado o Javi Galán, quienes ya han sonado en el mercado

Tanto en uno como en otro caso, son situaciones en las que el club depende de acciones de terceros, por lo que se podría entender como una situación de riesgo. Por cierto, que la utilización de la cesión del estadio El Arcángel para cuadrar el balance patrimonial ya fue empleado por la familia González, anterior propietaria de la entidad, en la temporada del ascenso a Primera División por un montante económico de 30 millones de euros.

En todo caso, la situación sigue dejando un papel protagonista a la familia González, que en el consejo de administración previo a la venta y en el que no permitió la participación de Jesús León, estableció un presupuesto para el cierre de la temporada en el que se esperaba un superávit de 678.000 euros.

Sin duda, ahí se produce un desajuste considerable atendiendo a que finalmente han sido cerca de 4,2 millones de euros los que han quedado en el apartado de las pérdidas. Haciendo un desglose rápido hay dos apartados donde se producen las mayores desviaciones. Por un lado en el gasto de la plantilla, estipulado en 4,5 millones y que acabó en 7,2. El «esfuerzo» realizado en enero también trajo consigo una compensación importante para los futbolistas en concepto de bonificación por la permanencia de categoría.

Por otro lado, el Córdoba casi duplicó el gasto en lo que respecta a gastos de servicios exteriores, que pasaron de 5,9 millones en lugar de los 3,7 que estableció González. En total, esa partida pasó de 4 a 8 millones. En la misma, se podrían incluir gastos como los de Luis Oliver y todo su equipo de trabajo.

Un millón de superávit

Con vistas a la presente temporada, el Córdoba tiene previsto acabar la campaña con un beneficio superior al millón de euros. En buena parte, ese apartado depende de que, como ya se hizo mención en la auditoría, la entidad blanquiverde sea capaz de llegar a un volumen de traspaso de 5 millones de euros. En tal caso, la sociedad respiraría con cierta tranquilidad, ya que su cifra de negocios se fundamenta especialmente en el dinero que recibe de televisión, abonos y publicidad. En ese sentido, destacan los 245.000 euros en patrocinios o 1,5 millones de euros en abonos. Por el contrario, en cuanto a taquillas hay en previsión 318.000 euros que parecen difícil que se cubran en función a la escasa respuesta en taquillas.