Rafael Berges, en el estadio
Rafael Berges, en el estadio - Álvaro Carmona
ENTREVISTA

Berges: «El Córdoba CF no fue un segundo caso Reus por lo grande que es»

El exdirector deportivo ha «cambiado el chip» tras pasar de nuevo a los banquillos

CórdobaActualizado:

Hace poco más de un año, Rafael Berges emprendía un viaje de vuelta desde Indonesia con destino a casa. Lo llamó el Córdoba y no dudó lo más mínimo. En cuestión de horas, porque no pudo hacerlo en segundos, aparecía por las puertas de El Arcángel para ser el director deportivo de un club que quería pasar menos apuros que la temporada anterior para estabilizarse en el fútbol profesional español. Sin embargo, el devenir de la temporada tornó su sueño en pesadilla hasta el punto de que a la conclusión del curso se vio obligado a poner el punto final antes de tiempo a su particular proyecto de vida. Pero la ésta, que es tan caprichosa como el fútbol, le ha devuelto con la misma celeridad hasta Indonesia, hasta la zona de Borneo, donde está de nuevo para dirigir al Mitra Kukar, club con el que siente la deuda de devolverlo a la Primera División de su país. Desde allí, Berges, antes de ponerse manos a la obra con su equipo, atendió a ABC por la vía de las nuevas comunicaciones, ya que la conversación sobre su salida había quedado pendiente.

Berges estima que tiene el «chip cambiado», pese a que hace pocos días había reconocido vivir «los peores diez meses» de su vida. Y es que con su equipo indonesio arrancará la competición dentro de una semana. Pese a ello, reconoce que durante el curso «sólo me encontré complicaciones y dificultades. Incluso, reconoce que «en mi etapa de los despachos no hice casi nada». Berges incidió en la idea de que «ha sido una fase dura y desagradable». Por ello, subrayaba que «lo he pasado mal, como le ha sucedido a los trabajadores del club» por los impagos. Aun así, desvelaba que «sé que Jesús León también lo ha pasado mal por no pagar», al tiempo que dejaba caer que «tal vez, lo que menos se han dado cuenta de todo esto han sido los jugadores». Siguiendo por ese hilo, reflejaba que «su grado de compromiso es menor», hasta el punto que «están infectados por las redes sociales y eso no pasaba antes». Berges denuncia que «se mira menos al compañero y más al ombligo», por lo que «no soy capaz de asimilarlo». De hecho, concluía que «creo que hay jugadores que no han estado al nivel de lo que requiere un club como el Córdoba».

Por lo pronto, Berges espera que el descenso a Segunda B sea como una terapia regenerativa para el Córdoba. Y es que «en el pasado vivimos y pasamos por un descenso encubierto desde el primer día». Además, recalcó que «las ventas de enero y lo grande que es el Córdoba han evitado que nos convirtiéramos en un nuevo caso Reus».

Como curiosidad, Berges ha cerrado una nueva etapa en el Córdoba. Porque a las dos de jugador se debe sumar la de entrenador en el curso 12-13 y el pasado de director deportivo. Y en todos ellos ha tenido a presidentes que no pasaron desapercibidos. Por ejemplo, en 2002 fue contratado por Rafael Gómez, de quien destacaba que «siempre quería lo mejor para el club costara lo que costara». Con todo, recalca que «al menos, dejó una ciudad deportiva». Después, tuvo como jefe a Carlos González, de quien resaltó que «siempre exigía por encima de las posibilidades», aunque reconocía que «el año anterior el Córdoba jugó como nunca con Paco Jémez, aunque mi balance de ese año fue bueno».

Sobre Jesús León, aseguraba que «en lo personal, le tengo aprecio», pero «profesionalmente, tenemos puntos de vista distintos». Por ello, consideraba que «lo mejor era separar los caminos». Con todo, se reitera en una idea: «Jesús León merece liderar un proyecto desde cero, porque es algo que no ha podido hacer hasta el momento»