León, junto a Oliver en El Arcángel
León, junto a Oliver en El Arcángel - Álvaro Carmona
CRISIS INSTITUCIONAL

Un Córdoba «bloqueado», pendiente de los pasos económicos de León

La parálisis institucional también afecta la planificación deportiva de la sociedad

CórdobaActualizado:

Aún quedan dos semanas para que el balón eche a rodar de manera oficial para el Córdoba CF. Sin embargo, el tiempo juega en contra de la entidad blanquiverde, que sigue en mitad de demasiadas turbulencias que le están afectado en el plano puramente deportivo.

Por lo pronto, se inicia una semana en la que habrá que ver cómo se desarrollan los acontecimientos ajenos al «verde». De un lado, Jesús León, presidente del club, busca la financiación con la que pagar a Carlos González en el plazo que él mismo estableció para seguir al frente de la sociedad anónima blanquiverde, en función al comunicado de prensa emitido el pasado 1 de agosto por Aglomerados Córdoba. Obviamente, el anterior propietario entiende que esa opción caducó el 31 de julio con el impago de los 4,5 millones y por sigue a la espera de que el secretario del consejo de administración del Córdoba, Juan Ramón Berdugo, le responda al requerimiento notarial.

Con esta situación enquistada, la única posibilidad de encontrar una solución por la vía rápida pasaría por un acuerdo extrajudicial, que parece difícil pero en el que también podría ser importante la figura de Luis Oliver. Especialmente, por el hecho de que Bitton Sport, empresa del navarro, tiene embargados los bienes e ingresos de la sociedad anónima atendiendo a un auto del Juzgado número 7 de Córdoba, independientemente de que el Córdoba se plantee recurrirlo en septiembre, por impagos.

Habría que recordar que Bitton Sport ya anunció en este periódico que solicitaría el levantamiento del embargo si León se marcha del Córdoba. Con todo, da la sensación que el empresario montoreño intentaría negociar un pago para facilitar su salida del club. En todo caso, el Córdoba sigue en mitad de esa batalla a tres bandas por el poder entre León, Luis Oliver y Carlos González.

Con esta coyuntura, el Córdoba, independientemente del embargo, sigue bloqueado también con los derechos federativos. De acuerdo con las consultas realizadas, aún quedaban pendientes pagos a Sandoval y Curro Torres, que podrían cerrarse a lo largo de esta mañana según lo que apuntan fuentes cercanas a la entidad. Pero a ese inconveniente se suma el segundo embargo federativo, a través del Tribunal de Arbitraje Deportivo, y se guardan relación con el laudo a favor de Viasport en el concepto del pago de 73.000 euros de la venta de los derechos federativos de Sebas en la etapa de Carlos González.

En este sentido, el principal inconveniente es que el reloj corre y lo hace en contra del Córdoba. Y esa tesitura va en dos sentidos. Porque hasta que no se proceda a esos pagos pendientes, el club no podrá inscribir a los jugadores de sus equipos en categoría nacional. Y para ello queda el margen de la tarde del 23 de agosto. Curiosamente, la misma fecha que León dio de margen para ponerse al corriente de pagos con Carlos González en lo referente al último plazo del pago del traspaso de acciones.

Y todo esto afecta por igual a la estructura deportiva. De un lado, Alfonso Serrano y Jorge Rodríguez de Cózar siguen sin hacer movimientos en el mercado en función a cómo se encuentra el club en estos momentos. De hecho, e Córdoba está a punto de vivir su tercera semana sin anunciar contrataciones.

Y esa circunstancia condiciona de igual modo a Enrique Martín, el entrenador de la primera plantilla. El sábado, a la conclusión del partido ante el Rayo, dijo que el once, probablemente, se parecía bastante al que podría poner de inicio ante el Recreativo Granada en la primera jornada de Liga. De hecho, si esta semana no llegan fichajes, tendrá que amoldarse a los recursos hasta que se resuelva la situación institucional del club. Eso sí, ya advirtió Enrique Martín que no le importaba tener que esperar hasta el último momento del cierre del mercado para fichar, aunque no es menos cierto que todos estos problemas tampoco están pasando inadvertidos en el mundo futbolístico.