El presidente del Córdoba CF, Carlos González, y el exmáximo accionista blanquiverde Carlos González
El presidente del Córdoba CF, Carlos González, y el exmáximo accionista blanquiverde Carlos González - Isabel Permuy
POR EL CONTROL DEL CLUB

Córdoba CF | Empieza la batalla: González requerirá a León que le pague por incumplir el contrato de venta

El empresario montoreño vende dos empresas que usó de avalistas en la compra y defiende que ha cumplido las condiciones

CórdobaActualizado:

La tensión crece sobre el incierto futuro del Córdoba CF. El presidente y máximo accionista blanquiverde, Jesús León, avaló la compraventa del 98,7% de las acciones del club a Azaveco por valor de 9,5 millones con su patrimonio personal y también con tres empresas de su propiedad. El empresario de Montoro, según consta en los registros públicos, ha vendido dos de esas tres empresas que ejercían como avalistas del traspaso de poder en la SAD. Pero, la escritura pública que otorgó ese aval, a la que ha tenido acceso ABC Córdoba, regula que León no podía transmitir esos bienes que afianzaban el traspaso. Por el contrario, en el club sostienen que han cumplido con todos los requisitos de la compraventa y que esa operación es compatible con el contrato.

Las tres empresas avalistas de la compra del club eran Grucal Infraestructuras, Inversport 2010 y Grucal Properties. En la escritura pública de afianzamiento, estipula que «Jesús León, Inversport 2010, Grucal Properties y Grucal Infraestructuras otorgan aval a favor de la beneficiaria (Azaveco) para garantizar» junto a «Aglomerados Córdoba» el «puntual y completo pago» del contrato «de compraventa (de las acciones del Córdoba CF)».

La página 15 de la escritura de aval sobre la compraventa del club establece expresamente que León «garantiza y se obliga a no enajenar, disponer, transmitir, ceder, gravar ni pignorar, total o parcialmente, lasacciones y/o participaciones de las sociedades avalistas, ni directa ni indirectamente, ni realizar reestructuraciones empresariales con las mismas en cualquier de sus modalidades, en tanto en cuanto no se haya producido el cumplimiento puntual, íntegro y completo pago de las obligaciones garantizadas».

El presidente del Córdoba CF vendió dos de esas tres empresas avalistas de la compraventa del club antes de haber realizado el pago íntegro del mismo. Todavía quedan pendientes 4,5 millones. Los registros públicos han dejado inscritas las transmisiones que ha hecho Jesús León tanto de Grucal Infraestructuras como de Inversport 2010.

La venta de dos de las tres sociedades avalistas de la compraventa del Córdoba podrían abrir de par en par una batalla judicial por el control del club. Al menos, esa la intención que manifestó Carlos González en declaraciones a este periódico el lunes. El cambio en el control de Inversport 2010 apareció publicado en los registros públicos el pasado 15 de febrero de 2018. El 8 de enero ya reflejaron también el cambio de titularidad de Grucal Infraestructuras.

Lo que dice González y lo que dice el Córdoba

«Vamos a requerir» a Aglomerados Córdoba para que «nos pague» los 4,5 millones de euros pendientes «ya» antes del 31 de julio, después de haber vendido «dos de las tres empresas que avalaban» la compraventa de la entidad blanquiverde, señaló el expresidente y exmáximo accionista del conjunto cordobesista.

González estima que al haber «debilitado nuestras garantías» de la compraventa se sienten facultados «para exigir» el pago íntegro de lo adeudado desde este momento. León, en este supuesto, tendría dos opciones: realizar el abono de los 4,5 millones de euros o no hacerlo. En el supuesto de pagarlos, el canario vería satisfecha su primera intención de cobrar. Sin embargo, en el segundo caso se produciría, según el exdirigente blanquiverde, un «incumplimiento del contrato de compraventa», lo que le daría pie, estima, para «solicitar la resolución» de la venta, es decir, para recuperar el control del club.

Según el contrato de afianzamiento, solo habría una excepción para haber podido transmitir esas sociedades avalistas «salvo acuerdo previo y escrito con la beneficiaria (Azaveco)». En este sentido, González afirmó que «claro que no» se había producido ningún acuerdo para autorizar esas transacciones de las avalistas. La venta de éstas, según él, se habría realizado sin consentimiento de Azaveco.

Este periódico se puso también en contacto con Jesús León, que remitió al departamento de Comunicación del club para exponer su versión. Desde el mismo explicaron a este periódico que «el Córdoba entiende que ha cumplido con todos los requisitos del contrato de compraventa», a pesar del cambio de titularidad de las dos empresas avalistas. Según versión, «el contrato de compraventa del club recogía que el traspaso de titularidad (avalistas)» era posible si «mantenían las garantías» con Azaveco, cosa que «asumieron».