Carlos González (derecha), junto a su abogado, hablan con Jesús León
Carlos González (derecha), junto a su abogado, hablan con Jesús León - Isabel Permuy
COMPRAVENTA

Córdoba CF | Los González sólo quieren cobrar y descartan volver

La familia del anterior dueño solo desea el pago de lo pactado, aunque activará mecanismos jurídicos si no cobra

CórdobaActualizado:

La compraventa del Córdoba CF va camino de eternizarse. Es como el cuento de la haba. Aglomerados Córdoba, propiedad de Jesús León, se ha retrasado en el pago del primer plazo de los cinco en los que se aplazó con Azaveco, de Carlos González, la adquisición del club, según han confirmado a ABC Córdoba también desde la parte vendedora. El expresidente del conjunto blanquiverde, pese al retraso de 10 días en el abono de los 2,5 millones de euros que estaban fijados para el pasado 1 de julio (era domingo y pasó formalmente al lunes 2 de julio), no volverá, en ningún caso, a la gestión, control o dirección del club blanquiverde.

El único objetivo de la familia González, reconocen, es cobrar las cantidades pactadas para el traspaso de la acciones de la SAD. Eso sí, ya han activado los mecanismos legales para garantizarse el pago. Además, en defensa de sus derechos habrían acudido ayer al notario para enviar, una vez esté listo, un requerimiento notarial al Consejo de Administración del Córdoba para instarle a que convoque una Junta de Accionistas para el cese de los consejeros y el nombramiento de los nuevos administradores. El club, por el contrario, aseguró ayer que ese requerimiento no había llegado. No tienen constancia del mismo.

No quieren volver. Confirman que si se produce el pago del primer plazo pactado, aun con retraso, retirarán los movimientos jurídicos realizados cuando se produzca. Así quieren demostrar que el objetivo final no es volver, sino cobrar lo firmado, explican. De hecho, en el hipotético caso de que se mantuviese el impago del primer plazo y tuviesen que asumir el control, algo que también descartan en el club, sería solo un paso puente para volver a vender. Hay plena confianza de que no se llegará a ese punto.

Tanto en las oficinas de El Arcángel como en Azaveco confirman que León y González mantuvieron una reunión la semana pasada para desatascar la situación, como avanzó ayer este periódico en su edición de papel y digital. La renegociación del contrato de compraventa del Córdoba CF está en marcha, aunque en la parte vendedora solo quieren cobrar lo pactado. Recalcan que ni siquiera un euro más ni menos de lo firmado, para evitar especulaciones de que aprovechen el retraso para sacar tajada. En la otra parte, en el club confían en que todo tiene una explicación lógica, que se realizará el abono de los 2,5 millones la semana que viene y que González no volverá. Para ello, los contactos seguirán la próxima semana.

El retraso en el pago del primer plazo, según adelantó el lunes Iusport, ya tiene sus primeras consecuencias. Los González han activado los mecanismos jurídicos que les da el contrato de compraventa. El primero es la preparación de un requerimiento notarial para convocar una Junta para el cese del Consejo. Una opción que ya forzó que el club convocase una Junta de Accionistas el pasado 21 de abril para garantizarse la recuperación de las acciones en caso de impago. Ese punto lo aprobó León. El envío al Registro Mercantil de aquel pacto para su inscripción se hizo el 26 de junio, aseguran en la familia González. En el Córdoba CF, mientras, insisten en un mensaje de tranquilidad, que habrá solución la semana que viene y se explicará la situación.