El presidente del Córdoba CF, Jesús León
El presidente del Córdoba CF, Jesús León - Valerio Merino
SITUACIÓN ECONÓMICA

Córdoba CF | León cedió ingresos por televisión y ayuda al descenso para un préstamo de 2,5 millones

El club se comprometió a devolver 2,7 a una empresa de los derechos audiovisuales y del incentivo por bajar

CórdobaActualizado:

El Córdoba CF tiene difícil el presente y posiblemente el futuro. En el ámbito deportivo y también en el económico, salvo que consiga nuevos recursos. El presidente de la entidad blanquiverde, Jesús León, cedió los ingresos que le correspondían al club por una parte de los derechos televisivos de esta temporada y también de la próxima o, en el caso de descenso a Segunda B y la desaparición de esos ingresos televisivos (como sucederá finalmente), casi todas las cantidades que la entidad tuviera que recibir de LaLiga en concepto de ayuda al descenso a la división de bronce para obtener un préstamo por valor de 2,5 millones de euros, según el contrato elevado a escritura pública sellado en octubre de 2018 en Madrid y al que ha tenido acceso ABC Córdoba.

El empresario de Montoro, para obtener esos 2,5 millones en octubre cedió por valor de 2,7 millones de euros una parte de los derechos audiovisuales de esta temporada (los que quedaban de febrero a junio por unos 700.000 euros) y también ese colchón fundamental que supone la ayuda al descenso para configurar la plantilla de la próxima temporada en Segunda B (de esta partida cedió y no ingresará unos dos millones). Esa cantidad por bajar, además, no es un ingreso a fondo perdido de la patronal. Se trata de una especie de «adelanto» que realiza LaLiga, ya que, en el supuesto de volver a subir a Segunda, el club tiene que devolverla.

León, como responsable del Córdoba CF, firmó un contrato con Rights and Media Funding Limited (antes JG Funding) para que le prestara 2.500.000 euros a la entidad a cambio de entregarle una parte de los derechos televisivos que el club debía ingresar desde de febrero hasta junio de 2019 por esta temporada y desde julio de 2019 a julio de 2020 por parte de los de la próxima.

Como esa operación supuso comprometer una parte de los derechos audiovisuales blanquiverdes de la próxima temporada 2019-20 en Segunda (o en Primera) sin tener certeza de que la entidad cordobesista pudiera jugar el siguiente curso en ellas se estableció la fórmula de comprometer dos millones de euros por la ayuda al descenso en caso de descenso de categoría.

LaLiga y versión del Córdoba CF

La firma de este contrato de cesión de derechos de crédito del Córdoba a la empresa británica fue notificada por la propia notaría, a petición de las partes, a LaLiga, que debe conocer este tipo de operaciones pero no tiene que autorizarlas ni capacidad de veto. De hecho, es la patronal quien abona a la empresa las cantidades por derechos audiovisuales que debía ingresar al Córdoba o lo hará cuando tenga que abonar la ayuda al descenso. Incluso, el club, como garantía, tuvo que emitir un listado de pagarés (no a la orden).

El importe total de la cifra que está garantizada con cargo a la ayuda al descenso que el Córdoba debería recibir para disminuir el impacto de bajar a Segunda B es de dos millones de euros (en concreto, 2.076.920 euros), según se desprende de los 12 pagarés que garantizan esa cantidad entre el 20 de julio de 2019 y el 30 de enero de 2020. A efectos reales, supondría haberse financiado con cargo casi por completo de la ayuda al descenso, de la que apenas quedará para invertir.

ABC Córdoba se puso ayer en contacto con el Córdoba CF para que León o el club realizasen cuantas aclaraciones estimase oportunas a este contrato de financiación a la entidad blanquiverde en octubre con cargo a los derechos audiovisuales que quedaban libres de esta temporada entre febrero y junio, así como una parte importante de los de la próxima campaña o, en su defecto, la ayuda al descenso, como sucederá si baja.

El club evitó ayer entrar en detalles sobre la operación o cuestiones concretas y solo sostuvo a este medio que «se trata» simplemente «de una operación financiera más» de la sociedad blanquiverde para obtener liquidez. Eso sí, la entidad, en este caso concreto, también tenía que respetar la cláusula de confidencialidad que establece el contrato para las partes.