El delantero del Córdoba CF Federico Piovaccar estira en el suelo
El delantero del Córdoba CF Federico Piovaccar estira en el suelo - Valerio Merino
BALANCE

Los datos más llamativos de la crisis del Córdoba CF

El equipo tiene unos números que justifican claramente su situación en la clasificación

CórdobaActualizado:

Los números dejan claro el drama deportivo que vive el Córdoba CF. El equipo blanquiverde va rumbo a Segunda B con unos datos muy discretos en todas las estadísticas. La debilidad defensiva ha sido el principal problema de un equipo que está agujereado por todos los frentes. La dinámica es una eterna curva descendente que parece que nunca tiene forma de tapar, a pesar del paso de cuatro entrenadores por el banquillo esta temporada y la utilización de 33 jugadores durante la campaña, lo que daría para tres once titulares completamente diferentes. Los datos son tremendos: el equipo ha encajado 119 goles en contra entre la pasada temporada y lo que va de la actual (71 partidos) y ha estado en 61 ocasiones de esas 71 jornadas en puestos de descenso. Dramático.

Las cifras del Córdoba son para echarse las manos a la cabeza. Hay un dato que destaca todo el dramatismo de una temporada dantesca. El bloque que no llegó a dirigir Francisco Rodríguez, inició el curso bajo las manos de José Ramón Sandoval, pasó por la dirección de Curro Torres y ahora intenta recuperar el cordobés Rafa Navarro ha estado la friolera de 28 de las 29 jornadas disputadas en zona de descenso a Segunda B. Solo estuvo una fuera de peligro. Fue en el partido inaugural y después de tropezar con un empate a tres ante el Numancia en El Arcángel.

La estadística es más dolorosa si se amplía la lupa. Entre la pasada temporada (42 jornadas) y lo que va de la presente campaña (29), el Córdoba CF ha estado en 61 de las 71 fechas del campeonato en los cuatro últimos puestos de Segunda que destinan al pozo de Segunda B. El equipo blanquiverde, a las 28 de 29 jornadas de este curso que ha estado en descenso, tiene que añadirle las 33 de 42 que estuvo en la zona roja durante la campaña pasada. Una señal inequívoca de que el posible descenso del conjunto blanquiverde a la división de bronce no es una cuestión casual o de mala suerte puntual, sino un camino que ha trazado la entidad en los últimos meses.

Pero hay datos que producen más sonrojo todavía. Por ejemplo, la persistente y evidente fragilidad defensiva. Un mal que ha dañado mucho al equipo en el último lustro, pero que se ha disparado de forma colosal este curso. El bloque cordobesista ha encajado nada más y nada menos que 54 goles en los 29 partidos de Liga que se han disputado. Supone una media de casi dos dianas recibidas por encuentro. En concreto, una cifra de 1,86 tantos por duelo.

Hay un dato más doloroso. Es la cantidad de goles que ha encajado el equipo si la visión se amplia a la pasada campaña y lo que se ha disputado de la presente. En esos 71 partidos de Liga, el Córdoba ha recibido la friolera de 119 goles en contra. El curso pasado recibió 65 en el curso completo. Este ejercicio ya está a solo 11 goles de esa cifra con 13 partidos todavía por delante por disputarse. Unos números que explican la complicadísima situación blanquiverde este ejercicio. En este caso, la media se queda en 1,67 goles por partido en contra.

Por si fuera poco, el Córdoba CF ha vuelto a la posición de colista de Segunda, después de la humillante derrota frente al Extremadura Unión Deportiva, un rival directo en la lucha por la permanencia en Segunda, por un claro tres goles a cero. Esa derrota devuelve al equipo a la última posición de la tabla clasificatoria después de 18 jornadas sin que pisara esa plaza. Con todo, el bloque cordobesista ha estado ya durante seis jornadas en el farolillo rojo esta temporada.