El presidente del Córdoba CF, Jesús León
El presidente del Córdoba CF, Jesús León - Valerio Merino
BALANCE

El decálogo incumplido de Jesús León en el Córdoba CF y otras tres perlas prometidas «olvidadas»

El presidente llegó en enero 2018 con diez medidas, no cumplió nueve y generó varias más para no hacerlas

CórdobaActualizado:

El presidente y máximo accionista del Córdoba CF, Jesús León, se hizo con el timón del club el pasado 19 de enero de 2018. Llegó con un modélico decálogo de objetivos para darle la vuelta a la entidad como a un calcetín. La realidad es que casi un año y medio después puede afirmarse con total rotundidad que ha incumplido el decálogo, salvo una excepción. Además, generó luego tres promesas más, entre las más destacadas, que tampoco ha cumplido.

12345678910111213
  1. Refuerzos en la plantilla

    El primer punto del decálogo de León el día de la compra decía: «Reforzar la plantilla y el cuerpo técnico en el mercado de invierno, haciendo un esfuerzo dentro de los límites que marca la LFP».

    El Córdoba desde su llegada ha realizado 26 fichajes, otra cosa es que hayan sido realmente refuerzos. Comenzó bien el curso pasado, pero ha sido un desastre éste. De hecho, el equipo baja con sus altas. Además, tuvo seis entrenadores. Lo que es evidente es que superó los límites de LaLiga.

  2. Unidad plantel, técnicos y consejo

    El 2 decía: «Conseguir una unión perfecta entre plantilla, cuerpo técnico y directiva. La unión es imprescindible».

    Después de que los jugadores y técnicos lleven tres meses sin cobrar no parece que León haya conseguido este propósito. Los encontronazos con la plantilla han sido evidentes. El más llamativo con Aythami. También con Javi Lara.

    De la unión imprescindible no ha quedado nada. Más bien la desunión es absoluta en plantilla, técnicos y consejo.

  3. Fin a la fractura social

    El tercero rezó. «Fomentar el sentimiento y cultura del club; lograr el apoyo del cordobesismo y su implicación en la pelea por lograr el objetivo de la permanencia y acabar con la fractura social».

    Dieciséis meses después lo de acabar con la fractura social provoca auténtico sonrojo o más bien carcajadas. Realmente, el empresario de Montoro se ha quedado prácticamente solo. La afición le dado la espalda y lo considera responsable del descenso. Incluso, los políticos ya no van al palco.

  4. Recuperar a los Veteranos

    El cuarto punto era: «Lograr la participación de los jugadores veteranos en la vida y el devenir de la entidad».

    Solo ha conseguido que un puñado de ellos, especialmente los que tienen cargo (¿y alguno remuneración del club?), acaten sus consignas a rajatabla. Sin embargo, el lunes 13 de mayo varios exfutbolistas, encabezados por Perico Campos, realizaron una reunión en la que concluyeron que la situación «es grave» y mostraron su distancia con el presidente.

  5. Unir e incorporar a las peñas

    En el quinto pretendía: «Trabajar para incorporar las peñas al club y lograr su unidad. En este sentido, abrir las puertas de nuestro estadio a las peñas, con la cesión de un local propio y con el propósito de llevar a cabo actividades de calado institucional».

    Lo de la unidad ha sido un intento fracasado. La división entre Federación y Agrupación es constatable a diario. Además, casi una treintena de peñas firmaron un comunicado pidiendo que «venda» y «se vaya de inmediato».

  6. Consejo Consultivo

    En el sexto quería: «Abrir el club a los accionistas minoritarios creando un consejo consultivo que se reúna de manera periódica».

    Ningún miembro de Minoritarios está en el Consejo de Administración. Mientras, el Consejo Consultivo se reunió solo una vez para explicarle León las líneas maestras y ya jamás se supo de él. Varios de los que posaron en la foto ese día estaban el lunes en la reunión de los veteranos. Este órgano realmente puede afirmarse que no existe.

  7. Ciudad Deportiva digna

    7. «Ordenamiento y desarrollo de la ciudad deportiva, con medidas a corto plazo que permitan solucionar el conflicto con sus propietarios. El objetivo es que en ella pueda entrenar el primer equipo y sus categorías inferiores y que la infraestructura sea la adecuada para las necesidades de la entidad».

    Si dan un paseo por allí ya verán su deterioro. El conflicto con los propietarios está en el Tribunal Supremo. Y «para ganar tiempo», Entrenas dixit. De la nueva ni mú. Todo dicho.

  8. Cambio de césped

    El octavo: «Reposición del césped e inmediata resolución del contencioso con RoyalVerd».

    Posiblemente fue el único punto del decálogo que ha cumplido, pero con matices. Logró desatascar el conflicto inicialmente. Royalverd volvió al club. Cambios los céspedes de los tres campos (estadio y dos de la Ciudad Deportiva). La mejoría es indudable. Eso sí, la cuestión que está en el aire: ¿Es Royaldverd uno de los proveedores impagados?

  9. Estabilidad...

    El punto número nueve: «Lograr la estabilidad del club con una estructura completamente profesionalizada».

    Realmente tiemblan las piernas con esta intención. Solo hay que aportar algunos datos para ver si el club vive la época más inestable en décadas. Debe tres nóminas a los jugadores y entre dos y tres al resto de empleados. El equipo ha descendido a Segunda B sin proyecto claro de retorno. La batalla judicial por el control del Córdoba ya está en marcha. Dramático.

  10. Diálogo con los Medios

    El décimo punto de un decálogo incumplido casi al 90%: «Diálogo permanente con los medios de comunicación».

    Es cierto que no ha habido vetos de acceso a los partidos como en etapas anteriores e incluso que se ha abierto (con matices) la política de entrevistas personalizadas. Sin embargo, el presidente lleva más de cinco meses sin comparecer ante los medios de comunicación para asumir la responsabilidad del descenso o explicar la situación.

  11. Prometió la Europa League

    Aquellas no han sido las únicas promesas sin cumplir. El listado es amplio, contundente y dramático. En palabras de Javi Lara a la conclusión del último partido:«Da pena y vergüenza».

    El gran órdago del exconsejero del Sevilla y ahora presidente del Córdoba llegó fuera de su decálogo estrella inicial. En una entrevista hace más de un año prometía y estaba convencido de que el proyecto deportivo era jugar «la Europa League» durante su mandato, que fijó en cinco años inicialmente. Lo repitió y defendió en muchas ocasiones más públicamente. Ya será imposible. Suena sonrojante la broma ahora con el equipo en Segunda B.

  12. Más «Una puerta, una leyenda»

    Las «Puertas de Leyenda» para darle un nombre de jugadores y personalidades históricas del club a los accesos del estadio El Arcángel (que hay que recordar que es de titularidad municipal) sigue siendo eso... una leyenda. Nada de nada. Otra perla desaparecida.

  13. Y colofón del Museo del Litri

    La más dolorosa, en cualquier caso, continúa siendo el flagrante incumplimiento por devolver el Museo del Litri. Lo ha propuesto en mil formas y discursos (hasta como restaurante), pero lo cierto es que un patrimonio que se ocultó en el mandato de Carlos González sigue sin ponerlo en valor. Promesa incumplida.