Álex Vallejo realiza un pase el domingo ante el Zaragoza en La Romareda
Álex Vallejo realiza un pase el domingo ante el Zaragoza en La Romareda - LOF
ANÁLISIS

¿Un espejismo o tímida mejoría en el Córdoba CF?

El conjunto blanquiverde cambió el modelo de juego en Zaragoza y tendrá que consolidarlo

CórdobaActualizado:

¿Fue algo puntual o será definitivo el nuevo modelo de juego que mostró el Córdoba CF en Zaragoza? ¿El tímido avance de sensaciones podrá traducirse en resultados, puntos y en la clasificación o será un mero espejismo de una noche? ¿Qué consecuencias tienen algunos de los movimientos de jugadores que realizó Curro Torres en La Romareda?

Es evidente que el Córdoba CF cambió el formato de juego ante el Zaragoza. Aythami Artiles alzó la voz públicamente por el estilo después de la manita recibida ante el Getafe en la Copa del Rey. El técnico y los jugadores mantuvieron una charla el miércoles en la que seguro llegaron a puntos de entendimiento. Lo cierto es que el conjunto blanquiverde partió en Zaragoza con un estilo más conservador, más ordenado, más disciplinado y menos atrevido. En el fútbol no puede asimilarse jugar al ataque con hacerlo bien. Ylo contrario, plantarse en defensa con hacerlo mal. Lo cierto es que en uno y otro modelo caben formas de jugar muy bien al fútbol. De hecho, el Córdoba hizo uno de los partidos más completos del campeonato. Ahora, la duda es si Torres le dará continuidad a la idea de noquear al rival por la vía de aburrirlo sin conceder ocasiones o si vuelve a una propuesta más alegre.

El Córdoba CF dio un paso al frente. Tan tímido como evidente. Eso sí, el equipo, al menos, ya tiene algo a lo que aferrarse. El conjunto blanquiverde mejoró en el planteamiento defensivo. Dejó la portería a cero, pero eso no fue casualidad. Fue el reflejo de un buen trabajo de toda la plantilla. Lo mejor de no encajar, lejos del dato, fue que el Córdoba no concedió apenas ocasiones al Zaragoza. Carlos Abad solo intervino en una ocasión con carácter decisivo durante los 90 minutos. Eso es quizás más importante que la mera cifra de la puerta sin goles.

Sin embargo, al Córdoba CF no le basta ya con el rigor. Es un paso, pero no el único que tiene que dar. Esa solidez tiene que alargarse en el tiempo y sobre todo debe traducirse en resultados. El domingo se quedó solo en un empate ante un rival directo que se queda corto. El equipo blanquiverde necesita victorias (lleva solo dos en 17 jornadas) a través de esa disciplina que se traduzca en una evolución en los resultados y la clasificación. Lo cierto es que el Córdoba ha dejado pasar buena parte del calendario más benévolo del final de la primera vuelta para avanzar en la clasificación. Necesita sumar ya.

En cuanto a nombres, la figura del canterano Sebas Moyano sale reforzada. El cordobés lideró la parte ofensiva durante el tiempo que estuvo en el campo. Se ha ganado tener continuidad. Además, Valentín, después de la Copa, ha quedado señalado. Los centrales se los repartirán Quintanilla, Aythami y Muñoz. Incluso, Torres ha dejado claro que Expósito y Piovaccari no están al nivel que necesita el grupo y pasan a ser secundarios.