Rafa Navarro da un trago en la previa del partido
Rafa Navarro da un trago en la previa del partido - Larrea
SALA DE PRENSA

Navarro: «Nos quedan dos meses y no podemos manchar el escudo»

El entrenador del Córdoba asume el descenso y asume su cuota de responsabilidad

CórdobaActualizado:

Rafa Navarro, entrenador del Córdoba, entraba en la sala de prensa con un rostro muy serio. Asimilando aún un durísimo correctivo que ha definido como «la consecución de un año malo en todos los sentidos». Por ello, no le ha dolido en prenda argumentar que «es hora de dar la cara y que cada uno que asuma su responsabilidad», que en su caso ha resumido en que «he llegado hace un mes y poco y tengo mi parte, pero la afición no se merece esto».

El técnico de Ciudad Jardín ha alegado que «en ningún momento hemos entrado en un partido que era todo o nada», incidiendo en que «hemos dado sensación de nada». Navarro, en un mensaje a sus jugadores, ha explicado que «no sé si les ha pesado la presión, pero era el día de darlo todo». Aun así, ha insistido en que «es una decepción de partido y yo soy responsable»

Pero más que hablar del 0-4, ha hablado de la situación en la que queda el equipo en la clasificación porque «las matemáticas dicen que nos podemos salvar, pero cada día es más complicado». De ahí que instara a que «debemos ser conscientes y consecuentes», porque «vienen dos meses duros y hay que dar la cara y defender el escudo del Córdoba lo mejor posible». Es más, «no podemos manchar el escudo».

Insistiendo con sus jugadores, Navarro desvelaba que «no les he dicho gran cosa» al fina, porque «ya se lo he dicho en el descanso, porque había posibilidades». El entrenador del Córdoba ha recordado que «saben lo que significa el Córdoba para mí, porque muchos se irán y yo me quedo». Aun así, rebajó la tensión al afirma que «supongo que también les duele».

Y ha seguido con el futuro porque «ahora empezamos otra temporada y hay que buscar estabilidad», ya que «habría que hacerlo todo muy bien para salvarse». Por ello, Navarro desconoce si tiene hueco en este Córdoba del próximo curso. El de Ciudad Jardín ha alegado que «esta oportunidad se me presenta porque el equipo estaba como estaba». Pero «era mi sueño, aunque sabía que estaba muy difícil porque de 10 cartas, tenía siete malas».

Cuestionado por la situación administrativa del club, Navarro ha insistido en que «la plantilla no estuvo fuera por no cobrar, porque estamos más preocupados por la gente de las oficinas». De ahí que se encaminara a lo deportivo: «tenía que salir todo bien y salió todo mal».