Los seguidores del Córdoba CF abandonan el estadio en el minuto 59 on 0-3 ante el Lugo
Los seguidores del Córdoba CF abandonan el estadio en el minuto 59 on 0-3 ante el Lugo - Larrea
SITUACIÓN

El polvorín del Córdoba CF estalla: descenso a Segunda B, impagos e inestabilidad

En apenas un año y tres meses con Jesús León, el equipo va rumbo a la división de bronce y la insolvencia es dramática

Córdoba Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Ya no hay vuelta atrás. La humillante goleada que encajó el Córdoba CF el domingo ante el Lugo ha dejado secuelas incurables para el cordobesismo. El equipo blanquiverde a falta de saber cuándo se producirá matemáticamente está virtualmente descendido a Segunda B. Además, la situación económica es dantesca con meses de impagos del presidente y máximo accionista del club, Jesús León. Quedan dos meses de competición y otros dos hasta comenzar el próximo curso que serán de pura inestabilidad en el plano económico, institucional y social. El Arcángel es un polvorín.

El Córdoba CF, tras la goleada encajada ante el Lugo, ya está a 11 puntos de la zona de permanencia en Segunda con solo 24 en juego en las últimas ocho jornadas. Es decir, el equipo tendría que levantar la mitad de los puntos que hay en disputa para salvarse. Además, el conjunto gallego le lleva el «goal average». Con 64 goles encajados en 34 partidos, el camino se antoja imposible.

A la situación deportiva se añade la drástica posición económica. El Córdoba CF lleva meses acumulados de impagos a jugadores, resto de empleados del club y también a los proveedores de todo tipo de servicios a la entidad. El club le debe dos nóminas, febrero y marzo, a los trabajadores, incluidos los jugadores. Es la segunda vez que se da un caso similar esta temporada. León ya lo hizo también en noviembre y diciembre.

Con todo esto, el Córdoba CF vivirá los próximos cuatro meses una situación permanente de inestabilidad. El futuro en Segunda B, los impagos de las mensualidades y la incapacidad de León para generar ingresos antes de julio por los traspasos de Sergi Guardiola y Álvaro Aguado han convertido al conjunto blanquiverde en un polvorín que ha comenzado a explotar.