Pepe Murcia, en un posado previo a marcharse a Catar
Pepe Murcia, en un posado previo a marcharse a Catar - ABC
PLANIFICACIÓN

Sin mirar a los entrenadores de Córdoba

Serrano continúa perfilando la elección del técnico para la próxima temporada

CórdobaActualizado:

Alfonso Serrano, director deportivo del Córdoba, tiene en mente cerrar con relativa diligencia cerrar cuanto antes la contratación del entrenador de la próxima temporada. De hecho, en los últimos días ha salido un rosario de nombres, pero aún no se ha concretado quién será el elegido.

En parte, porque la idea del club es buscar un nombre con experiencia en el mundo del fútbol con el fin de dar garantía al proyecto de la próxima temporada, en la que el Córdoba tiene el buen propósito de volver por la vía rápida a Segunda División.

Ahora han salido muchos nombres. Monteagudo, Calero, Muñoz, Aira o Agné, quien tiene el aval de Serrano. Sin embargo, aún no se ha alcanzado un acuerdo con ninguno de ellos. De hecho, el nuevo responsable de la dirección deportiva sigue peinando el mercado y no se descarta que pudieran salir técnicos de distinto perfil. Entre otros, está el caso de López Garai, quien ya ha recibido alguna oferta de clubes potentes de Segunda B y que, de momento, sigue esperando a algún Segunda. Con todo, su vinculación con Córdoba le haría pensar de otro modo esa opción.

En todo caso, ésa es la tarea que tiene Serano pendiente antes de acometer la configuración de la plantilla, si bien el club también ha comenzado su particular «operación salida» de algunas de las fichas más altas como son los casos de Jaime o Josema, a quienes aún les quedaba un año de vinculación.

Pero volviendo al asunto de los banquillos, hay un apartado que llama la atención sobremanera. En ningún momento ha aparecido algún nombre cordobés con opciones de asumir el reto de dirigir al equipo en esta tentativa en el Grupo IV de Segunda B. Y lo cierto es que hay entrenadores con rango como para asumir ese encargo.

En sí, esta situación se parece a la vivida con algunos jugadores por los que el Córdoba no apostó y que han tenido éxito reciente con el Granada, ascendido a Primera División, como son los casos de Fede Vico, Bernardo, Quini, Adri Castellano y José Antonio González. Es decir, como si el talento propio estuviera vetado en el Córdoba desde hacer tiempo.

Este argumento, por cierto, choca con la paradoja de ver cómo el Córdoba de Jesús León apostó en la última temporada por Rafa Navarro para intentar una temporada que acabó con el fiasco del descenso. Curiosamente, el técnico de Ciudad Jardín contaba con una escasa experiencia en los banquillos profesionales. Por el contrario, hay un grupo de entrenadores cordobeses que sí conocen de primera mano ese mundo y, además, todos han tenido su paso por alguna de las cuatro conferencias de Segunda B, pero sus nombres no se han vinculado al proyecto del Córdoba la próxima temporada.

Esa nómina, por cierto, podría comenzar por el propio Rafael Berges, aunque es cierto que el hoy entrenador del Mitra Kukar de Indonesia acordó con León que no pasaría del despacho, donde hacía las veces de director deportivo a los banquillos. Pero sí hay otros casos.

Pepe Murcia, por ejemplo, ha conocido distintos tipos de fútbol antes de desembocar en Catar, donde ha conseguido estabilizar al Al-Shahaniya en la máxima categoría, circunstancia que le dio para hacerse aspirante a mejor entrenador del año y que hace pensar que seguirá. En cuanto a Segunda B, hizo campeón al Atlético B hace ya algunas temporadas.

Por su parte, también cuenta con experiencia internacional Rafael Escobar, quien recientemente se ha proclamado campeón de Copa con el Europa de Gibraltar, que jugará competición continental este curso. Escobar hizo carrera con equipos como la Balompédica Linense, por lo que es un conocedor del Grupo IV.

Otra opción cordobesa es la de José Alberto Toril, quien estuvo en el Guangzhou el curso pasado y que fue campeón del Grupo I con el Castilla en 2012. Por lo tanto, un perfil que también podría considerarse como casero. Al igual que el de Rafael Carrillo, quien ha estado en conjuntos como Villanueva, Guadalajara, Lucena o Sanluqueño. Con el conjunto aracelitano disputó dos fases de ascenso con jugadores de la provincia.