Nuestro Señor Crucificado de Luren de Ica, de Perú
Nuestro Señor Crucificado de Luren de Ica, de Perú - L.I.P.
PASIÓN EN CÓRDOBA

El compositor montoreño José Ramón Rico crea una obra para el Señor de Luren de Ica, en Perú

La nueva pieza lleva por título «Hurin Ica»

CórdobaActualizado:

El compositor montoreño José Ramón Rico sigue enriqueciendo el patrimonio musical cofrade con la realización de nuevas obras. En este caso, su nueva composición «cruzará el charco» y viajará hasta Perú, nada más y nada menos. Se trata de la composición del poema sinfónico «Hurin Ica».

«Hurin Ica» es una obra sinfónica para banda de música que fue encargada por la hermandad de Nuestro Señor Crucificado de Luren de Ica, de Perú, para conmemorar este año el centenario de la nueva hechura de la imagen y la fundación de esta cofradía peruana.

El estreno mundial de esta nueva obra correrá a cargo de la banda municipal de Nuestra Señora del Rosario de El Cuervo (Sevilla), bajo la batuta de su titular, Francisco Manuel López López. El lugar escogido para que suenen los primeros acordes de esta nueva obra será El Cuervo, el próximo día 14 de diciembre.

Según ha aclarado el compositor de esta obra, Ica es una ciudad del centro sur del Perú, «situada en el estrecho valle que forma el río Ica, entre el Gran Tablazo de Ica y las laderas occidentales de la Cordillera de los Andes». El conquistador Francisco Pizarro distribuyó el fértil valle en dos Encomiendas: Hanan-Ica o valle alto y Hurín Ica o valle bajo. La historia del Señor de Luren se remonta a esa época y «se dice que su nombre deriva de la voz quechua «Hurín», en alusión a Hurín-Ica, lugar donde se inició el culto a la imagen».

El 23 de junio de 1918 el templo sufre un devastador incendio, destruyendo gran parte del Cristo crucificado. Sin embargo, «en poco tiempo se consiguió restaurar la imagen bajo el auspicio de la recién creada hermandad del Señor crucificado de Luren». Así, Rico, con esta nueva pieza, pretende «describir los sentimientos y emociones del pueblo iqueño tras el trágico incidente hasta la restauración de la imagen del Señor de Luren».