Nuestra Señora Reina de los Mártires de Córdoba en su besamanos en la Basílica Menor de San Pedro
Nuestra Señora Reina de los Mártires de Córdoba en su besamanos en la Basílica Menor de San Pedro - Valerio Merino
ACTO CONMEMORATIVO

Crónica de la visita de la Reina de los Mártires de Córdoba a la Basílica Menor de San Pedro

Regresa a este templo con motivo del 75 aniversario de la fundación de la Buena Muerte

CórdobaActualizado:

La Reina de los Mártires de Córdoba ha hecho honor a su advocación este fin de semana. Más allá de la conmemoración de los 75 años de la fundación de la hermandad de la Buena Muerte de Córdoba, la función del traslado de la Reina de los Mártires a San Pedro ha traspasado su objetivo conmemorativo inicial y ha servido para recordarle a Córdoba que tiene patronos, San Acisclo y Santa Victoria, y que éstos se encuentran en la Basílica Menor de San Pedro.

Nuestra Señora Reina de los Mártires en su traslado a San Pedro
Nuestra Señora Reina de los Mártires en su traslado a San Pedro - L.M.

La Reina de los Mártires partió de la Colegiata de San Hipólito este viernes. La comitiva caminó con un cortejo cuidado y, más o menos, numeroso en el que tampoco faltó un nutrido cuerpo de acólitos. El acompañamiento musical del traslado corrió a cargo de la capilla musical de la hermandad de la Misericordia.

Sobre las 23.00 horas el pórtico de la Basílica Menor de San Pedro abrió sus puertas para recibir, 13 años después de su última visita, a la Reina de los Mártires de Córdoba, con su manto rojo de vistas bordadas. Allí, las reliquias de los Santos Patronos, San Acisclo y Santa Victoria, junto a las de otros mártires cordobeses, aguardaban la llegada de su reina.

El sábado, sobre las 10.00 horas, una multitud de fieles accedieron a la Basílica Menor para besar la mano de esta imagen mariana que se encontraba en el altar mayor del templo, junto al relicario con las reliquias de los Santos Mártires, también expuesto para su veneración.

Nuestra Señora Reina de los Mártires en la Basílica Menor de San Pedro
Nuestra Señora Reina de los Mártires en la Basílica Menor de San Pedro - Valerio Merino

Unas seis horas después, San Pedro volvió a convertirse en el centro de la actualidad cofrade de este sábado con la celebración del tercer día de triduo que la hermandad de la Buena Muerte organiza cada año en honor a su titular mariana. En esta ocasión, esta eucaristía ha coincidido con la celebración de la misa por el rito hispano-mozárabe en honor a San Acisclo y Santa Victoria, presidida por el deán la Mezquita-Catedral de Córdoba, Manuel Perez Moya.

Al finalizar esta misa, la Reina de los Mártires ha regresado a la Colegiata de San Hipólito. En su recorrido de vuelta, la imagen mariana volvió a hacer honor a su advocación al atravesar la calle San Zoilo, otro mártir cordobés. En esta ocasión fue la capilla musical Ars Sacra, de la localidad sevillana de Écija la que ha acompañado el caminar de la titular mariana de la Buena Muerte.