Lienzo del pintor Ramos y Baños que reperesenta la procesión del Corpus
Lienzo del pintor Ramos y Baños que reperesenta la procesión del Corpus - Archivo
HISTORIA

Cuando la procesión del Corpus Christi era la fiesta grande de Córdoba

La celebración se remonta al bajomedieval, alcanzando su esplendor en el primer cuarto del siglo XVII

CórdobaActualizado:

El Corpus Christi es en el calendario litúrgico uno de los días más señalados e importantes. Esta fiesta celebra la Eucaristía, proclamando y aumentando la fe de los creyentes en la presencia real de Jesucristo en el Santísimo Sacramento. En la actualidad, en Córdoba, se celebra con una solemne eucaristía en la Catedral y una posterior procesión por las calles cercanas al templo principal de la diócesis.

Esta salida procesional se realiza justo dos meses después del domingo de resurrección, cuando se pone el broche de oro a una completa semana de procesiones con la representación de la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo. En la actualidad, las procesiones son un hecho asentado y que no solo se limitan además a la semana de Pasión, si no que es un rito usado para conmemorar diferentes hechos y aniversarios católicos.

Hubo un tiempo en el que la procesión del Corpus era la fiesta grande Córdoba. Esta celebración se remonta a la época del bajomedieval. Los feligreses se agolpaban en las calles para ver una procesión en la que no era raro ver participar a las minorías. Los negros, moriscos y gitanos tenían una especial relevancia en las danzas en las que destacaba el colorido del cortejo en el que se representaban los poderes locales, la nobleza y el clero secular.

Entre los años 1510 y 1516, Enrique de Arfe realiza la espectacular custodia que a día de hoy se sigue exhibiendo. Y la importancia del evento fue ascendiendo con el paso del tiempo. En el primer cuarto de siglo XVII alcanzó su máximo esplendor. Destaca la figura de Fray Diego de Mardones. Este domenico burgalés dotó de premios a los artísticos altares y arcos que se instalaban en el recorrido de la procesión con frases alusivas a la Eucaristía en unos hechos comprobados y publicados por el historiador Juan Aranda Doncel.

La fiesta y la procesión del Corpus se fue prolongando hasta nuestros días, preservando la pureza y el sentido que ya por entonces fue tomando cuerpo. La incomparable belleza de la Custodia de Arfe es la muestra más significativa de la conservación de la historia de esta tradición. Una tradición en forma de procesión que fue la más importante de Córdoba.