La Oración en el Huerto avanza en una atiborrada plaza de la Corredera
La Oración en el Huerto avanza en una atiborrada plaza de la Corredera - Á. Carmona
SEMANA SANTA

Un Domingo de Ramos primaveral y radiante en Córdoba

Las seis cofradías de la jornada inaugural realizaron su estación de penitencia en una ciudad echada a la calle

Actualizado:

El Domingo de Ramos en Córdoba ha sido una jornada pletórica, llena de sentir cofrade, que se ha plasmado en la presencia de muchísima gente en las calles siguiendo las seis cofradías que han hecho su estación de penitencia. La climatalogía ha puesto su granito de arena para que la jornada fuera redonda.

La Borriquita, a su salida de San Lorenzo
La Borriquita, a su salida de San Lorenzo - Rafael Carmona

El día ha empezado en San Lorenzo, donde la Borriquita ha declarado oficialmente abierta la Semana Santa de 2019. Se ha desquitado de lo sucedido el año pasado, cuando la lluvia frustró su procesión. Su cortejo de niños ha vuelto a sacar a la calle a muchos pequeños, con sus padres. El único incidente se ha producido cuando en una levantá se ha desprendido la palmera y ha caído al suelo, sin ningún tipo de consecuencia para quienes veían esta procesión.

El Señor Rescatado, en el interior de la Catedral de Córdoba
El Señor Rescatado, en el interior de la Catedral de Córdoba - R. Serrano

El Rescatado ha sido el encargado de abrir el turno vespertino. Pasadas las tres y media de la tarde, el Señor Rescatado y la Virgen de la Amargura han arrancado su estación de penitencia, en una concurrida plaza del Alpargate, como es habitual.

La cofradía ha hecho honor a su advocación y algunos internos, de segundo y tercer grado, del centro penitenciario de Córdoba han realizado estación de penitencia con la corporación

El Señor de las Penas, de la Esperanza, entrando a la Corredera
El Señor de las Penas, de la Esperanza, entrando a la Corredera - Á. Carmona

Hubo que esperar una hora para que la tarde del Domingo de Ramostomara más cuerpo, con una doble cita en torno a las cinco menos cuarto. Por cinto minutos, la Esperanza fue la segunda en la franja vespertina en ponerse en la calle. El Señor de las Penas y la Virgen de la Esperanza empezaron su procesionar. El primero estuvo acompañado por la agrupación musical Nuestro Padre Jesús de la Pasión de Linares y la segunda por la banda de música María Santísima de la Esperanza. Su extrovertida popularidad quedó plasmada una vez más en el gentío que había a las puertas de San Andrés.

El Cristo de las Penas, en su salida de Santiago
El Cristo de las Penas, en su salida de Santiago - R. Serrano

Unos minutos después fue el turno para las Penas de Santiago. El barrio volvió a exhibir la devoción al Santísimo Cristo de las Penas, una imagen anónima de entre los siglos XIII y XV, lo que la convierte en la más antigua de la Semana Santa de Córdoba. Estuvo acompañada de nuevo por la Virgen de la Concepción.

Salida del Amor de la parroquia de Jesús Divino Obrero
Salida del Amor de la parroquia de Jesús Divino Obrero - R. Carmona

A las cinco y media llegó el pleno al Domingo de Ramos. El Amor y el Huerto arrancaron su estación de penitencia. Exhibieron de nuevo su condición de únicas hermandades de Córdoba que ponen en la calle tres pasos cada una de ellas.

Así, en el primer caso, dejaron atrás las puertas de la parroquia de Jesús Divino Obrero los pasos del Señor del Silencio, el Cristo del Amor y la Virgen de la Encarnación.

La Virgen de la Candelaria, en el arranque de su procesión
La Virgen de la Candelaria, en el arranque de su procesión - Á. Carmona

En el Huerto, fue ocasión de volver a disfrutar del Señor del Huerto, del Amarrado y la Virgen de la Candelaria. Las cinco hermandades de la tarde dirigieron sus pasos a la carrera oficial, donde hubo un cierto retraso que acabó enjugándose.