José Juan Jiménez ofició la bendición de las palmas
José Juan Jiménez ofició la bendición de las palmas - Álvaro Carmona
PRIOSTÍA

La ilusión más pura en el Domingo de Ramos

En la Trinidad se celebró el acto de bendición de las palmas a cargo de José Juan Jiménez Güeto

CórdobaActualizado:

Con el cielo totalmente despejado, una brisa agradable y una temperatura aún mejor. Así amaneció el Domingo de Ramos en Córdoba. Mientras la Entrada Triunfal caminaba desde San Lorenzo hasta la Catedral, en otras parroquias, como es el caso de la Trinidad, un amplio grupo de cordobeses mostraron también su fe con el rito de la bendición de las palmas.

Desde las once de la mañana, los aledaños de la Iglesia de la Trinididad se fue poblando de devotos deseosos de ver como comenzaba de manera oficial el domingo de Ramos. En la puerta de la iglesia donde aguardan los pasos de la Santa Faz, las palmas fueron haciendo acto de presencia.

Pasadas las doce menos cuarto de la mañana, la plaza de la Trinidad acogió un acto oficiado por José Juan Jiménez Güeto, párroco titular. Con su saya roja, símbolo de la liturgia, el canónigo de la Santa Iglesia Catedral de Córdoba, bendijo las palmas después del repique de las campanas y de una lectura previa.

El tiempo se detuvo, el Domingo de Ramos hizo acto de presencia con un pasillo de palmas que se fundía con la entrada al templo. Un nutrido grupo de niños y niñas sostenían las palmas, pero no solo los niños fueron protagonistas. Cordobeses y cordobesas de todas las edades asistieron a un acto singular que inauguró la Semana Santa de Córdoba.

El acto plasmó y conmemoró la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén. Tras el acto, las decenas de devotos presentes asistieron a la eucaristía, también oficiada por el párroco titular, José Juan Jiménez Güeto ya dentro de la parroquia.

Para culminar el acto estaba previsto la celebración de una pequeña procesión infantil hasta la parroquia de San Roque, en la calle del Buen Pastor. Un recorrido de apenas trescientos metros. Los distintos permisos administrativos y de seguridad hicieron que se suspendiese el recorrido.

Con todos estos actos celebrados en la céntrica iglesia de la capital, comenzó, de manera oficial, un Domingo de Ramos que volvió a dejar imágenes para el recuerdo. Comenzó con buenos presagios la Semana Santa 2019, después de que el año pasado, se tuviesen que suspender los actos del Domingo de Ramos por la lluvia.