Palio de la Reina de los Ángeles
Palio de la Reina de los Ángeles - VALERIO MERINO
ARTE

La impronta de Fray Ricardo en la Semana Santa de Córdoba

Entre los años ochenta y noventa del pasado siglo XX muchas hermandades de la ciudad contaron con alguno de sus trabajos

CÓRDOBAActualizado:12345678
  1. El palio y el Simpecado del Amor

    Hace unos días se conocía la noticia de que Fray Ricardo de Córdoba volverá a su ciudad natal tras su estancia en otras localidades andaluzas como Sevilla y Jerez. De hecho, fue en la capital cordobesa donde la obra cofrade del fraile contó con mayor proyección entre las hermandades de la ciudad. Tal es así, que a pesar de la evolución que ha tenido la Semana Santa de Córdoba en los últimos años, aún se conservan buena parte de sus obras, realizadas sobre todo entre los años ochenta y noventa del pasado siglo XX.

    Una de las hermandades que aún a día de hoy sigue teniendo muy presente a Fray Ricardo es la del Amor. Tal es así que dos de sus imágenes titulares, la Virgen de la Encarnación y el Señor del Silencio, llegaron a la cofradía del Cerro gracias a su intermediación. En lo que respecta a lo patrimonial, la hermandad del Amor cuenta con un Simpecado y el propio palio de la Virgen de la Encarnación, diseñados ambos por Fray Ricardo y bordados en aplicación.

  2. El palio y el bacalao de la Merced

    Otra de las cofradías cordobesas donde Fray Ricardo dejó buena parte de su impronta es en la hermandad de la Merced. La cofradía del barrio del Zumbacón cuenta con un bacalao bordado en oro por los talleres de Paquita Aguayo y Antonio Pozo según diseño de Fray Ricardo de Córdoba.

    Asimismo, el palio de la Santísima Virgen de la Merced se debe también a la autoría del fraile. Sus bambalinas exteriores, interior frontal y trasera y el techo de palio están bordadas por Piedad Muñoz, mientras que las interiores laterales fueron ejecutadas por Antonio Villar. En su diseño se pueden observar cadenas a lo largo de todo el conjunto, una clara referencia a la advocación mercedaria.

  3. El palio de la Virgen de la Trinidad

    A pesar de que próximamente la hermandad de la Santa Faz estrenará el nuevo paso de palio de su titular mariana, ejecutado por el bordador Jesús Rosado según diseño de Rafael de Rueda, la cofradía del Martes Santo dispone en la actualidad de un palio bordado en aplicación con díselo del fraile.

    Esta pieza, que fue ejecutada por el taller de bordado de la propia hermandad, sigue un diseño de Fray Ricardo de Córdoba caracterizado por sus líneas clásicas y sencillas. En la bambalina frontal de dicho palio se puede observar además el escudo de la Trinidad, sede canónica de la corporación.

  4. La hermandad de la Sangre

    Hablar de la hermandad de la Sangre es hablar de la hermandad de Fray Ricardo de Córdoba. La línea artística de la cofradía del Martes Santo se debe a su autoría, ya que además de participar activamente en la creación de la hermandad del Císter, Fray Ricardo fue el encargado de diseñar gran parte su patrimonio. Así, por ejemplo, podemos destacar la túnica del Señor de la Sangre, bordada por Antonio Villar, o el guión de la cofradía.

    Sin embargo la señal más clara de la impronta de Fray Ricardo en la hermandad de la Sangre se encuentra en el paso de palio. Su característico diseño se debe a su autoría, así como todos los bordados que lucen la Reina de los Ángeles y la imagen de San Juan, obra de Piedad Muñoz y Antonio Villar. Asimismo, el manto de salida de la Dolorosa, con sus característicos angelitos de orfebrería, es obra igualmente de Piedad Muñoz según diseño de Fray Ricardo.

  5. El Simpecado y el manto de la hermandad de la Paz

    Otra de las hermandades que tradicionalmente ha contado con diseños de Fray Ricardo de Córdoba es la hermandad de la Paz. A pesar de que hace unos años sustituyó su antiguo paso de palio, diseño del fraile, en la actualidad sigue contando con un Simpecado bordado que se debe a su autoría.

    De su autoría es también gran parte del guión y el palio antiguo de la Virgen, conocido como de las palomas, y que estaba en bordado de aplicación. Salió en Semana Santa hasta 2011.

  6. La hermandad de la Expiración

    La hermandad de la Expiración es otra de las cofradías cordobesas donde Fray Ricardo de Córdoba dejó una huella imborrable. Al igual que ocurrió con la hermandad del Amor, el fraile hizo de intermediario para que la Virgen del Rosario, titular de la corporación del Viernes Santo, llegará hasta la cofradía durante el mandato de Rafael Zafra como hermano mayor.

    Ya con anterioridad a la llegada de la Dolorosa, la hermandad de la Expiración estaba realizando el bordado del paso de palio según un diseño suyo. Más tarde llegaría el manto de salida de la Virgen del Rosario, también de su autoría, el estandarte y el Simpecado de la hermandad. En estas piezas está muy presente la advocación de la propia imagen, con la inclusión de rosarios en sus diseños y con bordados de las Filipensas de Sevilla.

  7. El palio y el Simpecado del Descendimiento

    Por último, la hermandad del Descendimiento es otra de las cofradías fuertemente influenciadas por la labor de Fray Ricardo de Córdoba. A su autoría se debe el diseño completo del paso de palio de la Virgen del Buen Fin, ejecutado en la técnica de aplicación en varias fases. También a Fray Ricardo se debe la autoría de los paños bordados en malla que se intercalan en los respiraderos del paso de palio.

    Asimismo, la cofradía de San José y Espíritu Santo cuenta con un Simpecado bordado en oro fino con diseño del fraile. La orfebrería del mismo se debe a Manuel Aguilera Villanueva mientras que la talla de la Inmaculada que aparece en el centro se debe al imaginero cordobés Manuel Luque Bonillo.

  8. El palio de la Virgen de la Palma

    En 1994 se incorporó a la Semana Santa de Córdoba la Virgen de la Palma, titular de la hermandad de la Entrada Triunfal, y lo hizo con la bambalina frontal bordada, según un diseño de Fray Ricardo. Años más tarde, obra de Antonio Villar, lució también la trasera.

    Ambas, además de la ornamentación, llevan escritos los nombres de las tribus de Israel, que tendrían que continuar por las laterales, cuando se realicen.