Ricardo Gil, junto al hermano mayor de la Sentencia, José Salamanca, en la presentación de la portada
Ricardo Gil, junto al hermano mayor de la Sentencia, José Salamanca, en la presentación de la portada - S.C.
PASIÓN EN CÓRDOBA

La «original» portada del boletín de Ricardo Gil para la hermandad de la Sentencia de Córdoba

Es el primer trabajo que el artista realiza para la capital cordobesa

CórdobaActualizado:

El joven diseñador Ricardo Gil Lozano ha sido el encargado de ilustrar la portada del boletín que cada año saca la hermandad de la Sentencia de Córdoba, en una fecha próxima a la Cuaresma. Es un trabajo que, según ha explicado el autor, ha supuesto «una inmensa alegría y un gran entusiasmo al tratarse de la primera pintura que realizo para Córdoba».

La pintura

Es una pintura realizada en técnica mixta; acrílico, óleo, grafito y papel sobre tabla. El principal objetivo de la obra ha sido «plasmar pictórica y visualmente la propia sentencia de Cristo, vivida en primera persona cada Lunes Santo por la ciudad, durante la estación de penitencia de esta cofradía», ha aclarado Gil.

Toda la escena es recopilada sobre un pergamino «que da cuerpo a la propia sentencia de Cristo, en alusión a la advocación del Señor». El centro de la pintura recae sobre el titular cristífero de la cofradía del Lunes Santo, portando la túnica conocida popularmente como «túnica de los dragones», realizada en el año 2016 por Francisco Pérez Artes, bajo diseño de Rafael de Rueda.

Detalle de la portada del boletín de la Sentencia del 2019, obra de Ricardo Gil
Detalle de la portada del boletín de la Sentencia del 2019, obra de Ricardo Gil - S..C.

La Cruz, «símbolo del Cristianismo y lugar donde Cristo fue sentenciado a entregar su vida por nosotros», aparece tras el Señor de la Sentencia, acompañada de una frase pronunciada por Poncio Pilatos en el momento de condenar a Jesús: «Non invenio in eo causam».Es una frase que, además, se encuentra en la cruz de guía de esta hermandad.

La parte inferior, ante el paso de misterio, se complementa con la presencia de los nazarenos y los ciriales, «éstos nos indican la vida en comunidad, una hermandad viva y vivida, con el trabajo y dedicación que existe tras cada antifaz, costal y dalmática», en palabras de Ricardo Gil.

Es la primera obra que realiza este joven autor para Córdoba, sin embargo, no será la última. De hecho, según ha explicado, le gustaría realizar trabajos similares para otras hermandades como «el Silencio, Carmen de San Cayetano, las Angustias, el Sepulcro y, especialmente, la hermandad de la Virgen de los Dolores», ha resaltado.