Virgen del Rosario de Morón de la Frontera
Virgen del Rosario de Morón de la Frontera - DAVID TORO RÍOS
ARTE

Una posible obra de Juan de Mesa, en Morón de la Frontera

El escultor y licenciado en Historia del Arte Francisco José Coronado sostiene que la Virgen del Rosario es del autor cordobés

CórdobaActualizado:

Juan de Mesa sigue estando más de actualidad que nunca. Prueba de ello es la última de las atribuciones realizadas al recordado escultor cordobés. La Virgen del Rosario de Morón de la Frontera (Sevilla) podría tratarse de una obra de su primera etapa. Así lo asegura un estudio realizado por el escultor y licenciado en Historia del Arte Francisco José Coronado.

Este estudio, del que se hace eco ABC de Sevilla, revela la similitud de esta imagen venerada en la parroquia de San Miguel de Morón con otras obras salidas de la gubia de Mesa. Llama poderosamente la atención el parecido de sus rasgos con imágenes como Nuestra Señora del Socorro o Nuestra Señora de las Angustias de Córdoba. Esta Virgen, que recibe culto en un retablo de la cabecera del templo, con su devoción prácticamente extinguida, fue en otro tiempo la imagen mariana ante la que el pueblo de Morón se postraba cuando había calamidades.

En la actualidad, se presenta como una extraordinaria Virgen de Gloria, con manos y busto originales a la que posteriormente se le añadió una cabellera. El niño que sostiene en sus manos tampoco se corresponde con el que tuvo que portar en el momento de su ejecución.

El paso del tiempo, la pérdida de devoción o las alteraciones que la mano del hombre han provocado en ella no han mermado la calidad y el impacto que provoca su contemplación, que ofrece una posible lectura de que la huella de Juan de Mesa está presente. Coronado, tras un profundo trabajo de investigación sobre la talla, va a concluir que la Virgen del Rosario puede pertenecer a la etapa inicial del escultor cordobés. Ante la falta de documentación sólo los paralelos estilísticos con otras imágenes documentadas o atribuidas a Mesa pueden aportar algo de luz.

Las manos

Las manos de la Virgen del Socorro de la hermandad del Amor de Sevilla o las de la Virgen de la Encarnación de los Terceros de la ciudad hispalense, ambas atribuidas al escultor cordobés, guardan enormes similitudes con las de la imagen. «En las manos de la Virgen del Rosario de Morón, encontramos también un modelado exquisito, resultando claramente semejantes a las del Socorro y la Encarnación, en la separación de los dedos, el perfil torneado de su dibujo y su mórbida blandura», comenta Francisco José Coronado en su estudio.

El rostro

La expresividad propia del barroco está en esta imagen ciertamente contenida, por lo que se deduce que es una obra temprana, de finales del XVI o primeras décadas del XVII, de ahí también su entronque con el círculo Montañés-Mesa. Coronado destaca que «la composición simétrica de los elementos anatómicos de la cabeza y la rigidez del cuellode canon ligeramente alargado, que enfatiza su belleza ideal, quedan alteradas levemente por el modelado de los labios y el dibujo de las comisuras de los labios que trasmiten una complaciente sonrisa, sólo apreciable desde una contemplación cercana». Los labios son comparados por el autor con los de la Virgen del Rosario de Santiponce (Sevilla) y los de la Encarnación de los Terceros antes mencionada, ambas obras de Juan de Mesa.

La nariz «posee cierto paralelismo, en su solución plástica, con la tallada en la Inmaculada carmelitana de las Teresas de Sevilla, con esa particularidad que acaba en una punta redondeada. Otra similitud la encontramos en la Virgen de las Cuevas del Museo de Bellas Artes de Sevilla. También, el dibujo y el modelado de las orejas presentan soluciones técnicas y efectos plásticos que sólo podría realizar un artista de primer nivel», explica. Igualmente, en los párpados, de una exquisita belleza femenina, hay rasgos propios y simétricos a los que Juan de Mesa imprimió a sus primeros rostros femeninos.

Quizá, como señala ABC de Sevilla, una próxima restauración aporte nuevos datos y permita un estudio más pormenorizado de la obra, ya que el estado de deterioro que presenta en la actualidad es importante.