Imágenes de la Virgen de la Encarnación de Sevilla y el Socorro de Córdoba, muy parecidas en su talla
Imágenes de la Virgen de la Encarnación de Sevilla y el Socorro de Córdoba, muy parecidas en su talla - abc
patrimonio artístico

Juan de Mesa, ¿autor de la Virgen del Socorro?

Expertos abordarán la posible autoría de la patrona del mercado Sánchez Peña al insigne imaginero cordobés

Actualizado:

La posibilidad de que la talla de la Virgen del Socorro hubiese salido de la gubia de Juan de Mesa y se convierta así en la segunda escultura de su ciudad natal ha ganado enteros. El motivo no es otro que el notable parecido que guarda con la Virgen de la Encarnación, titular de Gloria perteneciente a la hermandad de la Sagrada Cena de Sevilla y obra atribuida al maestro cordobés.

La espiritualidad de la mirada y los rasgos faciales son algunos de los elementos que tienen en común tanto la Virgen de la Encarnación como la patrona del mercado Sánchez Peña. A ello hay que sumarla el tamaño de la imagen, la disposición del cuerpo y, sobre todo, el hecho coincidente de que ambas están datadas en el siglo XVII. Hay que recordar que el insigne imaginero cordobés realizó toda su obra en el primer tercio de esta centuria, ya que falleció en 1627 cuando contaba con 44 años de edad.

Estas sólidas similitudes con la titular sevillana y la posibilidad de que esta imagen sea obra de Juan de Mesa son las que hacen que diversos expertos se planteen la posibilidad de estudiar la autoría de la también alcaldesa perpetua de Córdoba.

Las Angustias, única documentada

Hasta la fecha, la Virgen de las Angustias es la única Virgen cordobesa que cuenta con la autoría oficial y documentada del que está considerado como uno de los mejores imagineros del barroco andaluz. Es además, su única Dolorosa documentada. Se da la circunstancia además de que Juan de Mesa es uno de los artistas que tiene un mayor número de atribuciones pendientes de estudio.

José Carlos Pérez Morales, coautor de la más completa monografía sobre Juan de Mesa, había asegurado que la imagen todavía estaba pendiente de estudiarse en profundidad. Cuando se haga, se podrá saber si puede atribuírsele, aunque es un extremo que no hay que descartar.