Plantones de olivos talados a uno de los agricultores de Priego
Plantones de olivos talados a uno de los agricultores de Priego - ABC
Sucesos

Los agricultores de Priego de Córdoba amenazados tienen en común ser socios de un coto de caza

La Guardia Civil investiga a miembros con problemas con la sociedad ante las amenazas de muerte y destrozos en fincas

PRIEGO Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Gran revuelo y expectación ha suscitado en Priego y en las redes sociales la noticia, avanzada ayer por ABC, sobre la denuncia de un agricultor al que le habían talado 57 plantones de olivo con apenas un año y en el que le habían dejado un cartel con amenazas para que se saliese del coto San Nicasio. Fue el único que denunció pero no el único en sufrir estos ataques, que afectan a más olivareros y que tienen en común el hecho de pertenecer a la sociedad de cazadores del citado coto.

Tras conocerse la noticia, los directivos del coto han emitido un comunicado condenando los actos vandálicos. En el mismo destacan que dicho espacio de caza cuenta con un total de 450 socios que suelen cazar en temporada por las cerca de 9.000 hectáreas de extensión que tiene.

Añaden que mantienen su confianza plena en «la justicia que tenemos en nuestro país y que hagan su trabajo y pronto encuentre y detengan esta clase de personaje o personajes, con el propósito de que estos actos tengan su reparación y se pague por su delito».

«Ninguna de esta provocaciones van a conseguir que los defensores de la caza, la naturaleza y del mundo rural, de la que formamos parte el coto San Nicasio, demos un paso atrás en defensa de nuestras creencias y tradiciones porque es nuestra forma de vida y nuestra manera de vivir», afirman.

Antecedentes

El caso que dio a conocer ayer ABC viene de un año y medio atrás, cuando comenzaron las amenazas -principalmente a los directivos del coto- que no llegan a entender ni cuál es su finalidad. Según manifestaron a este periódico algunos de sus socios, no llegan tampoco a sospechar de nadie, aunque algunos puedan relacionarlo con sanciones a algunos de sus miembros.

Aún así, no creen que fuesen capaces de llegar a estos extremos. De igual modo tampoco quieren sospechar del mundo ecologista por muy en contra de la caza que estén.

La verdad es que hasta la fecha, son ya más de 200 plantones de olivos los que han talado; fardos quemados y rajados; instalaciones eléctricas solares destrozadas, daños en vehículos privados y en cerraduras de puertas de su propiedad y lo que es peor, amenazas muy graves, incluso de muerte, hecho este por el cual el vicepresidente (que recibió una carta con la foto de una bala y una amenaza de muerte) dimitió de su cargo hace unos meses.

Hasta la fecha, los daños ocasionados han coincidido con algunas batidas de jabalíes y siempre en fechas señaladas como el día de Andalucía o el día del Pilar.