Vista general de la Alhambra de Granada desde el barrio del Albaicín
Vista general de la Alhambra de Granada desde el barrio del Albaicín - ABC
Titularidad patrimonial

La alcaldesa de Córdoba pone como ejemplo de gestión frente a la Mezquita-Catedral a la Alhambra

Isabel Ambrosio señala que su impacto económico es de 500 millones de euros y 7.000 empleos generados

CórdobaActualizado:

Tras darse a conocer el impacto económico que genera la Mezquita-Catedral, que según un estudio elaborado por la Universidad Loyola a petición del Cabildo, alcanza los 406 millones de euros, la alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio (PSOE), ha planteado esta mañana la posibilidad de que en Córdoba y sobre ese monumento se aplique el mismo sistema de gestión que en la Alhambra de Granada. Es decir, una gestión compartida.

«A nadie le asombra que siendo como es el monumento más visitado de Córdoba, al que muchos visitantes de la ciudad vienen expresamente a conocer, genere semejante impacto económico», ha señalado, para añadir que se trata del único símbolo «vivo y presente de la etapa Omeya que permanece en Occidente».

Pero el ejemplo granadino, «salvando todas las diferencias entre uno y otro monumento», podría ser extrapolable a Córdoba, con lo que «la ciudad se beneficiaría enormemente sumando recursos para multiplicar y llegar con la promoción hasta rincones donde ahora no llega el Cabildo».

Impacto de la Alhambra

Los datos aportados por la regidora señalan que el modelo de gestión compartida de la Alhambra ha supuesto un impacto económico para la capital granadina de unos 500 millones de euros, para una generación de empleo de unos 7.000.

Se trata, según ha expuesto, de un planteamiento que se viene realizando desde hace tiempo por parte del Ayuntamiento para aplicar ese mismo modelo con la Mezquita-Catedral y que a día de hoy sigue esperando respuesta.

Por otra parte, la alcaldesa no ha entrado a valorar el hecho de que el obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, haya viajado hasta el Vaticano para entregar los títulos de propiedad de la Mezquita-Catedral, desde el título de donación del rey Fernando III el Santo, «hasta las recientes sentencias de los tribunales españoles, que reconocen como legítima la propiedad de la Iglesia católica».

«Son cuetiones entre una organización y su casa y el Estado al que pertenece que a esta alcaldesa no le corresponde valorar», ha indicado al respecto.

Hay que recordar en este punto la macrocausa judicial seguida en torno a la venta de entradas en la Alhambra y que terminó con su exdirectora y parte de su equipo imputados y posteriormente condenados aunque el proceso sigue en vía de recursos.