Rudovic saluda a la afición tras marcar un gol ante el Barcelona en la Copa el curso pasado
Rudovic saluda a la afición tras marcar un gol ante el Barcelona en la Copa el curso pasado - Oscar del Pozo
BALONMANO

El Ángel Ximénez Avia Puente Genil viaja con todo a Alicante para la Final-8 de la Copa del Rey

El equipo de Julián Ruiz, con la única duda de Sergio Barro, se mide el viernes al Barcelona en cuartos

Actualizado:

Quedan poco más de 48 horas para que el Ángel Ximénez Avia Puente Genil juegue por tercera vez en su historia una fase final de la Copa del Rey de balonmano. El conjunto pontano completará los cuartos de final con el partido estrella de esta eliminatoria de la Final-8, ya que se medirá al Barcelona. Curiosamente, el conjunto catalán, una apisonadora en el último lustro en las competiciones nacionales, lo eliminó en el cruce de semifinales de sus dos experiencias en sede única de la competición copera. El Ximénez viaja con todo el equipo disponible y se desplazará este jueves desde las 8.00 horas en autocar a Alicante.

El Ximénez jugará ante el bloque azulgrana, principal candidato al título, el viernes a partir de las 20.45 horas en el pabellón Pitiu Rochel de Alicante, donde se desarrolla la Final-8 del torneo este viernes, sábado y domingo. Los árbitros designados para el partido han sido Ruiz Vergara y Macías de Paz. El encuentro será televisado en directo por el canal autonómico público Andalucía TV.

El equipo de Julián Ruiz llega a la cita de pasado mañana con los deberes prácticamente hechos en la Liga Asobal, tras la importante victoria de hace 10 días ante el Teucro, la primera de la temporada en el Miguel Salas. El equipo pontano mantiene una renta de cinco puntos de distancia y el «goal average» con la zona de descenso cuando solo quedan 12 puntos en juego.

El Ximénez sueña con la proeza de batir al ya campeón de la Liga Asobal matemáticamente. Sin embargo, la dificultad roza casi el imposible. Por eso, la afición de Puente Genil se desplazará en menor cantidad que en las dos fases finales que ya disputó para arropar al equipo. Con todo, casi medio centenar de seguidores estarán juntos a sus jugadores.

En el plano físico, solo Sergio Barro, que no jugó el último partido, tiene algunas molestias musculares, aunque Ruiz tiene a disposición a toda la plantilla para intentar plantar cara al rey del balonmano en España.