Rudovic busca un pase a Leo Almeida, en un ataque del Ximénez este miércoles ante el Benidorm
Rudovic busca un pase a Leo Almeida, en un ataque del Ximénez este miércoles ante el Benidorm - M. G.
BALONMANO

El Ángel Ximénez Avia Puente Genil vuelve a la Final-8 de la Copa del Rey

Pierde en la vuelta (21-22), pero hace bueno el 22-23 de la ida y jugará la fase final por tercera vez

CórdobaActualizado:

Tropiezo dulce el Ángel Ximénez. La mínima derrota frente al Benidorm (21-22) coloca, por tercera vez, al equipo de Julián Ruiz en la Final-8 de la Copa del Rey. El plantel pontano competirá en Alicante el primer fin de semana de abril.

El temor a facilitar avances del adversario y la pretensión de salvaguardar un tanto ajustado atenazaron a los jugadores del Ángel Ximénez y del Benidorm en las acciones iniciales.

El Benidorm, disueltas las precauciones, exhibió una disposición mecanizada y fluida, sincronizada con la escasa profundidad ofensivas del Ángel Ximénez.

Los tantos de Porras y Simonet establecieron la primera ventaja a su conjunto (4-6, minuto 13). La progresión defensiva del cuadro de Ruiz, más compacto y ordenado, y las reiteradas paradas de Álvaro De Hita paralizaron al rival.

Rudovic, en una dimensión estelar, materializó seis dianas en el primer acto y la distancia generada por el plantel pontano ascendió gradualmente desde una renta asumible por el Benidorm (10-8, min. 23) hasta las cuatro unidades que regía en el intermedio (13-9, min. 9). La sobresaliente aparición en la zona de pivote de Leo Almeida y los marcajes defensivos decantaban el duelo los locales.

El retroceso en el vigor del Ángel Ximénez en la reanudación avivó al Benidorm. Dianas encadenadas de Grau, Álvaro Cabanas y Grau fraguaron un parcial de 1-4 y estrecharon el luminoso a un solo acierto de diferencia (14-13, min. 37). La significativa alteración en el curso del encuentro introdujo al cuadro de Ruiz en combinaciones interminables e inconclusas.

Una periódica colección de goles, obrados por Víctor Alonso, Chispi y el propio extremo portugués, reinstauraron el dominio local (17-14, min. 43). Un nuevo viraje, sustentado en la precisión de Cabanas, permitió al Benidorm equilibrar el marcador (17-17, min. 46), una homogeneidad estabilizada en la fase concluyente.

Los recíprocos fallos cruciales e intervenciones meritorias de los porteros desembocaron en una estéril victoria del Benidorm (21-22) por el mayor número de goles cosechados por el Ángel Ximénez en la ida (22-23).